• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Lo que recuerda tu ex no es lo que tú esperas

Lo que recuerda tu ex no es lo que tú esperas / El Mercurio/Chile/gda

Lo que recuerda tu ex no es lo que tú esperas / El Mercurio/Chile/gda

¿Estás pegada pensando en como él piensa en ti y en lo que vivieron? Lee esta nota porque te llevarás una sorpresa. ¡Da vuelta la página, de una vez!

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fantasías, recuerdos e ideas sobre lo que él o ella piensan, sintieron o dejaron de hacer, parecen ser los pensamientos que pasan por la mente de quien se niega a dar un paso hacia delante, comenzar de nuevo y dejar el pasado donde le corresponde.

Es que al parecer, bajaría un súbita obsesión por saber y escudriñar en el pasado para buscar las respuestas que se buscan para entender la ruptura.

Entonces, el mecanismo que se enciende es el estar pensando en lo que ellos y ellas piensan sobre cómo fue la relación, lo que pasó en ese viaje, sus reacciones en tal o cual momento. Esa canción, ese olor… “todo me recuerda a ti”.

“Siempre estamos pensando en que si hubiéramos hecho las cosas de una manera determinada podría haber sido distinto, quién sabe, quizás sí, quizás no. Lo que sucede es que el ego no se deja rendir y trata de retener a esa persona para seguir existiendo manteniendo su continuidad a través de esa persona”, explica la psicóloga transpersonal Paola Castillo Rivas (prcastil@gmail.com)

Dice que quedamos “pegados” por no aceptar lo que es, se hace tan difícil soltar a esa persona y verla como una experiencia más que otorgó a nuestra vida aprendizajes y una nueva perspectiva de quien uno es y lo que se quiere.

Aclara que hombres y mujeres son propensos al mismo tipo de conductas. La diferencia, afirma, está en que las mujeres, dada nuestra naturaleza, comprometen más profundamente su emocionalidad que los hombres, y quizás, duele más tiempo el terminar una relación.

“Los hombres son más concretos y resolutivos en su forma de abordar los problemas, por ello, este lapso de tiempo es más corto, pero eso no quiere decir que les duela menos”, asegura.

No obstante, dependiendo del tipo de personalidad y nivel de madurez o conciencia, el proceso de duelo va a variar en su manifestación. Por ejemplo, explica que las personalidades dependientes van a tender a relacionarse desde el apego y la idealización de la pareja, por lo tanto será más difícil la separación.

En cambio, las más independientes o que tienen mayor capacidad de introspección y espacios de desarrollo personal además de la pareja, serán capaces de reponerse más fácilmente a esta situación.

“A veces, mientras más obsesionada se siente la persona respecto a su relación anterior, más da cuenta de una elección hecha desde la carencia y conflictos no resueltos”, alerta la psicóloga de la PUC.

¿Qué se piensa?

Según un artículo publicado en la revista Physologyst Today, escrito por la experta, Gina Barreca, existen 6 fantasías comunes al recordar a los ex. Cuidado, ¡Ay, lo que se piensa de los ex!

1. Canta la canción que los unía pensando en ti durante viajes largos y solitarios.
2. Bautizó a una mascota muy querida con tu nombre o se acuerda de ti con algún personaje que le gusta.
3. Guarda todas tus cartas, fotografías, mail, regalos y además, los tiene en un lugar especial o que los abraza en momentos de silencio, que son muy a menudo.
4. Se sigue preguntando, ¿qué pasaría si…?, ¿Sí sólo...? ¿Tal vez…?
5. Sueña contigo y despierta con huellas de lágrimas en los ojos, porque quiere volver, y piensa que los errores eran tan fáciles de perdonar o pasar por alto, que fueron tan triviales , en comparación con ese sentimiento profundo que los une.
6. Piensa que después de la muerte y el más allá estarán juntos o cuando las circunstancias miserables de la vida ya no interfieran con su verdadero amor.

¿Qué sucede en realidad?

La misma experta da sabias respuestas a los pensamiento que pasan por él o la romántica que todavía no ha aceptado el quiebre de la relación. Estos son:

1. Canta, pero lo hace con un grupo de amigos salvajes mientras se va de fiesta, pero no está pensando en ti.
2. Se acuerda de tu nombre, pero siempre cuando pasa alguna una situación problemática o cuando tiene que ir al doctor a sacarse un quiste.
3. No, no recuerda ni tu apellido.
4. Al tener algún pensamiento sobre la relación, lo que no es muy a menudo, sólo se pregunta: “¿En qué demonios estaba pensando…?”
5. Ha comenzado una nueva vida, que tal vez involucre a otro compañero. Quizás, ponga atención a su estado de ánimo, esté triste, pero solo con algunas ideas, pero sobre todo, se está despidiendo de los pensamientos negativos que le puedan surgir producto del quiebre.
6. Su antiguo amor, está claro, ya siguió su propio camino.

Ups... y ahora, ¿qué?

“Lo más importante es aceptar que duele y que me produce una profunda tristeza que esa persona no sienta lo mismo por mí.

La aceptación es el primer paso y luego, permitir vivir el duelo, alejándose de los encuentros y estímulos que recuerden a esa persona, porque es necesario la distancia y darse tiempo para vivir nuestro proceso de sanación”, aconseja la psicóloga Paola Castillo.

Advierte que da rabia, surgen resistencias pero hay que permitirlas, sentirlas y reconocerlas, pero salir de que él o ella son los culpables que te abandonaron.

“Cuando aceptas que han sido tus patrones egóticos lo que te atan a esa idea, de lo que pudo ser, puedes dejar atrás esa experiencia para dar paso a una profunda aceptación”, alienta.

En ese sentido, anima a transformar el amor hacia el otro aceptando que existe una forma en que él o ella puede ser feliz sin ti. “¿Por qué no es suficiente saber que ha encontrado un camino más satisfactorio que el que tu imaginabas?. Es sólo tu ego el que te lo impide”, opina. Paso siguiente, indica que hay que retomar las amistades, conectarse con los espacios que te daban felicidad y placer.

Y si nada de eso funciona, alienta a revisar patrones, memorias e ideas erróneas que pueden estar entorpeciendo la realización que buscas con una pareja.

“Tus expectativas, esquemas, te pueden estar llevando hacia una idea de lo que debe ser esa persona sin ninguna conciencia de la acción presente de relacionarte con ella”, aconseja. Por lo tanto, si él o ella te olvidó. ¿No debieras hacer lo mismo y comenzar de nuevo?