• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Ocho razones para ver El sorprendente Hombre Araña 2

El hombre araña es uno de los personajes favoritos dentro del mundo de los superheróes / Sony

El hombre araña es uno de los personajes favoritos dentro del mundo de los superheróes / Sony

Un analisis para los que no han podido ver la nueva entrega del superhéroe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El jueves se estrenó en el Perú la nueva aventura arácnida de Marvel y quienes aún no hayan tenido la ocasión de enredarse con la trama ni balancearse en 3D, aquí pueden encontrar ocho buenas razones para hacerlo. Hmmm… ¿Solo ocho? Bueno, hay más de seguro, pero estas son las que me parecen las más convincentes (y para todos los gustos).

1) Es puro entretenimiento

Sí, es cierto que en cuestión de preferencias cinematográficas imperan criterios disímiles, pero no hay duda de que “El sorprendente Hombre Araña 2” es de esas clases de filmes que gustan a todos porque está hecha para entretener. El personaje es sorprendente, los efectos especiales son asombrosos y la historia que cuenta es buena.

En Estados Unidos ya arrasa con la taquilla y aunque en nuestro país la producción nacional “A los 40” sorprendió atrayendo a más espectadores en el estreno es una certeza que serán millones los que la verán y hablarán de ella.

Se la puede ver solo, en pareja, en banda de amigos, con papá y mamá (hey, no es mala idea para el fin de semana), con los enanos… Recomendable el 3D para sentirnos un poco más acróbatas.

2) I love NY

Hay muchas razones para amar Nueva York y para que millones de millones de personas en el mundo piensen lo mismo –con la excepción quizás de un montón de neoyorquinos-. Quienes la conocen in situ pueden confirmar que sus edificios la hacen una prueba en ladrillo y concreto del ingenio del hombre. Y quienes no, igual tararean New York New York, ese himno que inmortalizaron Frank Sinatra y Liza Minelli.

Nueva York es la ciudad más fotografiada del mundo, la más cosmopolita y acogió la filmación de esta película durante 100 días. Es por eso que se luce en todo su esplendor y monumentalidad.

Sin lugar a dudas, pocas veces un filme le hace tantos honores a una ciudad (bueno, Woody Allen rescata su espíritu de otras maneras) como esta superproducción.

3) La pareja de ficción, la pareja real

Es posible que a más de uno se le escarapele el cuerpo de solo pensar que se encontrará con una película romántica, pero otro atractivo de la película es la química que hay entre los actores Andrew Gardfield y Emma Stone (pareja en la vida real) y ver cómo esta se traslada a la relación de ficción entre Peter Parker y Gwen Stacy. “Hacen bonita pareja” puede sonar trillado, pero se aproxima a lo que quiero decir.

Es cierto que hay un tono un poco empalagoso durante algunas escenas y que más de un espectador preferiría ver acción, acción y más acción, pero también es cierto que la historia y el devenir de la misma se construyen a partir de las tribulaciones, los fantasmas y esa cosita loca llamada amor que el joven arácnido comparte a la par que sus acciones de heroísmo.

No es Titanic, no es la saga de Eclipse (¡gracias, Dios!), pero el romance justifica el devenir de la historia,  las tribulaciones del superhéroe y la puesta en escena de un episodio clásico del cómic original que paga por sí sola la bolsa de canchita.

4) ¿Qué? ¿Aparece Stan Lee?

¡Sí, por supuesto! Los cameos del viejo Stan se han convertido en un guiño que todo marvelita y que los espectadores aguardan con peculiar complicidad en las películas de superhéroes de la marca y esta no es la excepción.

Si me lo preguntan, no será la más recordada de todas las apariciones de The Man –aunque es bienvenida la dosis de humor que trae-, pero no importa. Vale la pena verla. Y no digo más para no quemar el momento.

5) Sally Field y la dignidad de la edad

Sorry por los cirujanos plásticos, pero qué alegría y tranquilidad produce ver a una actriz de edad mostrando sus verdaderos años con total frescura. Adiós a esas máscaras de carne que asustan por su antinaturalidad.

Sally Field  es May Reilly, una adulta mayor, viuda, con arrugas en las manos, el cuello y el rostro, de pelo entrecano, y que se saca la mugre para tener un poco más de dinero para la alcancía y los sánguches de su sobrino, y que además lleva con hidalguía su soledad.

Pero la fuerza de esta actriz nos lleva a otro nivel, porque por primera vez terminamos convencidos de que no es solo la Tía de Peter Parker, sino su Madre. La mujer que lo crio, cuidó, arropó y limpió sus mocos cuando estaba enfermo. Esa transición, esa manera distinta de verla, solo lo podía hacer quien también fue la mamá de Forrest Gump. Errrhhhh, y no, no llegó a similares sacrificios para pagar la escolaridad del entenado, que para eso estuvo Ben.

6) Un villano eléctrico y de varias polaridades

Ah, la dualidad del ser humano. Que no es lo mismo que la bipolaridad aunque en esta película casi, casi se vuelvan un sinónimo. Buena perfomance la de Jamie Foxx que sale bien librado y no se electrocuta con su interpretación de un hombre retraído que luego se convierte en un supervillano devorador de la electricidad.

No es Ray Charles, no es Django, es Max Dillon. Le da su carácter, lo forma, lo crea.

Eso sí. Alejado por completo del dibujo del personaje que apareció por primera vez en el número 9 de The Amazing Spiderman, en febrero de 1964, el diseño de Electro me hace evocar al Dr. Manhattan de Watchmen.

Bah, tal vez sea por las tonalidades azulinas aunque pensándolo mejor, si fuera solo por eso también podría ser un enorme Pitufo con mucha energía negativa.

7) La esencia de la araña

Spiderman se convirtió en el superhéroe insignia de Marvel porque Peter Parker es absolutamente vulnerable. En términos emocionales y anímicos, pues se trata de un adolescente que se hace cargo de una gran responsabilidad pero que igualmente tiene que madurar, crecer, equivocarse y hallar su propio camino.

Spiderman es huérfano como Batman y Superman, pero Peter Parker no es millonario como Bruce Wayne y deja sus ropas regadas cuando se cambia para enfrentar el peligro, algo que Clark Kent no hace. No obstante, también tiene mucho de Archie. La película no se llena de oscuridad para que los adultos se sientan menos culpables de ver una película de superhéroes, simplemente es naif como todos lo somos a veces.

8) Los enemigos que vienen…

Uf. A ver cómo decimos esto sin caer en spoilers. Electro es el villano principal, pero también aparecen el Duende Verde y Rhino, que de seguro tendrán muchos más minutos en pantalla en las secuelas que Sony Pictures tiene previsto estrenar el 10 de junio del 2016 y el 4 de mayo del 2018.

Pero no serán los únicos, porque ya se insinúa que hay al menos otros dos que tendrán la oportunidad de entrar en escena. Ojo, al menos, porque podría haber toda una convención. En fin, descubrirlo viendo “El sorprendente Hombre Araña 2” es también parte de su encanto.