• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cinco alimentos que pueden deprimirte

Los adultos mayores comen más alimentos sanos que los más jóvenes / Foto: GFR Media

Los alimentos ricos en grasa contribuyen a desarrollar conductas depresivas por las reacciones químicas que se producen en el cerebro / Foto: GFR Media

La depresión también puede ser causada por la dieta que se adopta 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La depresión es una enfermedad que afecta, según la OMS (Organización Mundial de la Salud) a más de 350 millones de personas. Sin embargo, pocos saben que esta enfermedad también puede ser consecuencia de la dieta que se adopta.

El cuerpo humano produce serotonina (hormona de la felicidad), encargada de regular los estados de ánimo, el apetito y el sueño, además de crear el sentimiento de felicidad.

No obstante “unos niveles bajos en esta sustancia provocan malestar, nerviosismo, debilidad y temblores”, afirma el doctor Manuel Sánchez. Por otra parte, esta sustancia aumenta o disminuye con base en los alimentos que se ingieren. Por ello, a continuación te presentamos los alimentos que se deben reducir para un rendimiento óptimo en la producción de la serotonina.

Edulcorantes artificiales

Así como reducen los índices de azúcar en la sangre, los edulcorantes, desafortunadamente, producen depresión del sistema nervioso, así lo aseguran estudios y especialistas estadounidenses. Rachel Fiske, consultora de nutrición en San Francisco, afirma que el aspartamo (edulcorante) frena la producción de la serotonina y de la dopamina, lo cual podría ser la causa de depresión y ataques de ansiedad.

Comida rápida

“Los alimentos ricos en grasa contribuyen a desarrollar conductas depresivas por las reacciones químicas que se producen en el cerebro”, asegura Stephanie Fulton, del Hospital de Montreal. Aseveración que se ve confirmada por la Universidad Navarra, que concluye que en exceso, las grasas aumentan la producción de sustancias como la citonina, la cual puede disminuir el índice de serotonina en el cuerpo.

Lácteos enteros

Se ha relacionado el consumo de grasas “trans” y saturadas con el desarrollo de depresión. La recomendación de los especialistas es elegir lácteos desnatados o bajos en grasa.

Refrescos

Recientes estudios han confirmado que la ingesta de este tipo de líquidos, así como los dulces, provoca depresión y, si éstas son dietéticas y de sabores las probabilidades aumentan.

Alcohol

Una sustancia que es preferida por muchos para amenizar una fiesta, pero que su abuso prolongado desencadena depresión al hacer interferencia en receptores del sistema nervioso. De este modo, nuestra alimentación no sólo afecta cuestiones como el peso, la digestión, o el dormir, también afecta nuestra salud mental, por tal motivo es de considerar un especial cuidado en lo que se consume si se quiere ser feliz.