• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Es posible que tus ideas para salir de la soltería sean anticuadas

Hay momentos en los que estar sin pareja tiene su lado negativo | Flickr

Estar solteros para algunos es triste, para otros es todo lo contrario | Flickr

Estar soltero no es una condena pero hacer un autoanálisis de las exigencias puede ser un buen comienzo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Querer que llegue alguien especial a nuestras vidas parece ser la consigna de todos los solteros que quieren estar en pareja.

Pero, ¿qué es lo que uno hace para ayudar al encuentro?

Tal vez esa sea la pregunta que más se repite en los círculos de amigos que rodean a los solteros, cuando ya desesperados, quieren más que el propio soltero encuentre pareja.

E insisten, ¿qué estás haciendo? ¿Sales con tus amigos? ¿Es tu prioridad o sólo te dedicas a trabajar? Y, uno se confunde, pensando o gritando “¡díganme, ¿qué se supone que debo hacer?!”

“Me da rabia porque todo el mundo quiere verte feliz, como si te vieran infeliz. Tus padres ansían nietos de verdad y no perros ni gatos. Pero, me pregunto ¿por qué creen que no soy feliz ni me siento realizada con la vida que llevo? o ¿que seré mejor persona si tengo con una pareja? Y no se dan cuenta que salir de la soltería no es algo que uno se propone sino que ocurre, y frente a eso es poco lo que uno, en forma consciente, puede hacer”, comenta María Angélica, una soltera de 32 que se siente furiosa cuando los temas del amor, la pareja y la familia aparecen en las sobremesas familiares.

Dice que se siente mal porque le echan la culpa a ella por no tener pareja. “Algo estás haciendo mal”, le recalcan.

“Pero yo sigo sin entender porque me miran raro y me presionan si uno no es que elija sino que sucede no más, y tal vez a esta altura no quiero tener pareja, estoy feliz como estoy”, argumenta la soltera chilena.

Al parecer su caso no es aislado. En su columna de Susan Rosenzweig en el The Huffington Post se refirió a las creencias que hay detrás de la impugnación social sobre el estar o ser soltero.

Quien es una madre soltera de 2 gatos rescatados de la calle y muy agradecidos, definió las tres mentiras que indican la culpa o responsabilidad personal que se cree que uno tiene al no encontrar el amor.

1. No hay hombres buenos y no quedan mujeres que valgan la pena: Es cierto que a veces se cree que uno tiene pocas opciones, pero también es una realidad que existe un montón de gente soltera. Hay estudios que indican que existe una rotación constante de personas que entran y salen de relaciones en todo momento.

2. Eres demasiado exigente: Es una mentira tremenda. No creo que nadie realmente elige de quién se enamora. Uno puede tener un prototipo, pero piensa en Charlotte y Harry de “Sex and the City”, tus parámetros pueden cambiar en forma súbita.

3. No es tu prioridad: Esto me hace hervir la sangre. El amor es la única cosa que no puede ser una prioridad como algo que se controlara, el amor, el verdadero amor no lo es.

Derribando mitos

Viviana Sosman, psicóloga clínica, especialista en adolescentes y adultos piensa que estas tres mentiras encarnan creencias sociales sobre el amor que no corresponden a lo que realmente sucede en la vida de las personas.

Argumenta que, muchas veces, estas ideas surgen de experiencias pasadas dolorosas, donde las situaciones vividas calaron hondo y que como escudos, protegen a los que miran desde afuera la vida de otro.

“Creo que para derribar lo que te impide estar en pareja, sean creencias, ideas, conceptos, acciones lo único que te permite saltar la valla es darte cuenta, en forma consciente, de que existe la posibilidad de conocer a las personas y que cuando aparece alguien, debes darte el tiempo para saber quién es el otro que se te presenta”, aconseja.

Indica que hay tanto hombres o mujeres que solteros buscan. Que el ser demasiado exigente no es un pecado, y para que no lo sea, más vale quitarse los prejuicios que se tengan al respecto, ya que pueden marcar una diferencia importante en el aprender a equilibrar las fallas, dificultades, defectos en relación a las cosas buenas que provoca en ti esa persona y el estar juntos.

“Siempre el estar con otro, atreverse a conocer es una posibilidad de crecimiento. En cambio, ser exigente tiene que ver con que quieres alguien que calce en tus expectativas, o por defensa, pero debes saber que el hombre o la mujer perfecta no existen”, subraya.

En ese sentido, Viviana Sosman llama a revisar la óptica y el sentimiento que se manifiesta cuando se nos pregunta sobre la pareja, la familia y los argumentos que damos para explicar la situación.

Pues en esas palabras se reflejará al actitud y las ideas negativas o positivas que se manejan al respecto. “Creo que la clave, más que priorizar con un decreto, es estar abierto en la práctica a mirar a tu alrededor, mostrarse disponible y también ser flexible para cambiar el prototipo de pareja que se tiene en mente, pero siempre con los ojos bien abiertos y con calma, sin apuro para no topar con las mismas dificultades de antes en una relación de amor”, recomienda.

Y sobre todo, menciona, tener claro que en el amor pasa de todo. “El misterio es propio de los encuentros amorosos, por tanto solo depende de tu actitud y disponibilidad el que abra los caminos hacia el amor”, reflexiona Viviana Sosman.