• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La playa secreta y salvaje de Chile

El encanto es la soledad y la inmensidad / Foto archivo

El encanto es la soledad y la inmensidad / Foto archivo

Sin electricidad, comercios ni tecnología, Tril Tril, a 60 kilómetros de Osorno, es el lugar perfecto para desconectarse por unos días, caminar por la arena y animarse a la sopa de algas típica de la zona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es el mismo mar al que le escribía Pablo Neruda, pero tal vez más salvaje y agreste y con una imponente fuerza que hace que cada tanto las olas devoren la playa. Aquí también podría el agua traer mascarones de proa para la colección del poeta, aunque por ahora solo arroja extrañas y enormes algas que sirven para preparar una sopa o cazuela típica de la zona.

En Tril Tril el encanto es la soledad y la inmensidad. Sin electricidad ni tecnología, sin comercios ni calles demarcadas, solo hay un puñado de no más de 30 casas que perdidas asoman en la ladera rocosa y boscosa que se levanta como un balcón que mira al mar.

El océano Pacífico que baña la costa de Tril Tril es salvaje como ninguno. Las grandes olas que se forman generan un sonido constante, fuerte, que por momentos es ensordecedor. Con un movimiento enérgico, el agua cada tanto cubre gran parte de la playa de arena amarilla y tapa las enormes rocas que reposan en la costa.

Tril Tril es una playa inhóspita de la región de Los Lagos, en el sur de Chile, a 60 kilómetros de Osorno y a 300 de Bariloche. Hasta hace pocos años era una perfecta desconocida ya que para llegar hasta aquí se debía transitar a pie una zona boscosa desde Maicolpue, el poblado más cercano a sólo 3 kilómetros. Ahora, un camino con las huellas para vehículos marcadas en cemento permite llegar hasta una explanada que oficia de estacionamiento a unos pocos pasos del mar.

Solo caminando se puede acceder a las cabañas desperdigadas por la montaña. En todas, estratégicamente, las ventanas miran al mar desde arriba y lucen prolijos deck de madera donde los días soleados los moradores colocan sillas y mesas a la hora del té, que en este país es conocida como la once, una especie de merienda fuerte con exquisiteces dulces y también saladas.

Las cabañas tienen equipos de energía solar o generadores para abastecerse. Como tampoco hay gas, es una postal ver humear las chimeneas de las estufas de leña encendidas en el interior.

La actividad principal para una estada en estas playas es caminar por la arena sorteando las rocas que alguna vez se desprendieron de la montaña. En esas rocas también es posible sentarse a leer un libro, pero hay que estar atentos al movimiento del agua que sube y baja en la playa de manera imprevista.

La playa es tan rústica que hasta aquí bajan las vacas de algún poblador cercano y recorren la playa en busca de esas algas extrañas, gruesas y grandes que parecen brazos de pulpo. Esas algas son las cochayuyo, utilizadas por las poblaciones mapuche y huilliches de la zona para preparar platos típicos de la costa sureña.

También descienden hasta la playa las aves que durante horas se posan en las rocas y vigilan a los pescadores.

Tril Tril es conocida como la playa más virgen de la región, que integran además Maicolpue, Bahía Mansa y Pucatrihue. En todas las poblaciones, que dependen de la municipalidad de San Juan de la Costa, la actividad principal es la agricultura y la pesca artesanal, y de manera incipiente el turismo que comenzó a llegar con el pavimento de la ruta U-40 que une Osorno con la costa del Pacífico, en una traza de un encanto especial.

Para instalarse por un fin de semana en Tril Tril es necesario llevar provisiones, aunque también es posible alojarse en Maicolpue, el pueblo vecino que tiene una estructura de servicios al turismo más completa con electricidad y agua potable garantizados, además de restaurantes, almacenes, hosterías y cabañas. Los amantes del surf tienen un rincón especial en las playas de Pucatrihue, a 6 kilómetros bordeando la ruta de la costa y donde también se concentra un poblado con servicios turísticos.

Algunos optan por hacer base en Tril Tril para luego sumergirse a la aventura del parque Mapu Lahual lindero a estas playas y que pertenece al territorio Huilliche con 50.000 hectáreas de bosques, donde se realizan excursiones de trekking por varios días en convivencia con las comunidades originarias y un paisaje inigualable de la llamada cordillera de la Costa.