• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Los peligros de crear niños "fashion"

La web fashionkids.nu nació en el 2012 para “inspirar a padres” que quieran llevar a sus hijos a la moda | Foto: El Tiempo

La web fashionkids.nu nació en el 2012 para “inspirar a padres” que quieran llevar a sus hijos a la moda | Foto: El Tiempo

La tendencia de colgar en las redes sociales las fotos de los hijos vestidos con la ropa y los accesorios de moda es cada día más recurrente por parte de los padres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ola de pequeños, de no más de 5 años, que se han vuelto símbolos y referentes de la moda gracias a las fotos con espectaculares atuendos y sofisticados accesorios que sus padres les toman y suben a plataformas como Instagram.

Perfiles en esa red como Fashionkids demuestran la gran acogida que el fenómeno ha alcanzado: más de 2,5 millones de personas siguen las 4.000 publicaciones que papás de todo el mundo han hecho de sus pequeños hijos (muchos bebés) vistiendo ropa de marca y de diseñadores.

Algunos de los jóvenes protagonistas ya son reconocidos como si se tratara de celebridades y sus nombres saltan rápidamente al hacer búsquedas en internet. Alonso Mateo y los gemelos Daniel y Michael Flora (bajo el usuario 2yungkids) son algunos de los más representativos ejemplos de estos niños llenos de estilo y glamour, que serían la envidia de muchos adultos por su forma de vestir.

Aunque muchas de las fotos no indican si son o no patrocinadas por firmas comerciales, otras sí lo hacen, y la pregunta que surge de inmediato al verlas es si esos papás tienen un interés económico con la exposición de sus hijos, omitiendo los potenciales riesgos que conlleva involucrarlos en un mundo de consumo y lujos desde muy pequeños.

La psicóloga infantil Annie de Acevedo no duda en señalar de manera tajante que detrás de esto se encuentra el interés de los padres por buscar su propia aprobación social de forma activa, incluso poniendo en juego la intimidad de los más pequeños.

“Vivimos en una sociedad hedonista, donde lo único que parece importar es el placer y lo estético. Estos son papás altamente vanidosos y necesitan mostrarle al mundo que además de tener unos hijos lindos, cuentan con el éxito profesional y económico para comprarles ese tipo de ropa y utilizan las redes para mostrar a sus hijos como posesiones”, explica la experta, para quien el problema cobra importancia si el tema comercial se vuelve un aliciente para que los padres motiven a sus hijos a hacer parte del escenario mediático.

“Considero que aunque los niños menores de 6 o 7 años no llegan a ser conscientes de esta situación a las que están sujetos, al superar esa etapa sí pueden ser víctimas de matoneo por parte de sus compañeros de colegio e, incluso, de desconocidos, a través de las implacables redes sociales”, afirma De Acevedo.

Con ella concuerda la psiquiatra infantil Yezmin Abrajim, quien ve como una irresponsabilidad que los papás expongan a sus hijos sin pensar en las posibles consecuencias que esto puede conllevar, orientados únicamente por el interés personal y la ambición.

Según Abrajim, el aspecto comercial es, sin duda, un factor que debe ser tenido en cuenta, “pese a que a esa edad los niños no entienden lo que están haciendo, y no saben cuáles son los beneficios o las dificultades, sí puede haber unos efectos nocivos en su comportamiento, como crear personas con baja tolerancia a la frustración, a los errores y a los límites, porque desde pequeños se les está acostumbrando a un estilo de vida que nadie tiene la certeza de cuánto tiempo va a durar”.

La también psicóloga María Elena López cree que alentar a los menores de edad a entrar rápidamente a este mundo los adelanta a que vivan experiencias para las que, por su momento psicológico, no están preparados y no hacen parte de su etapa evolutiva.

“Esto los lleva –dice López– a tomar decisiones para las cuales no tienen referencia infantil sino adulta, generando una disrupción psicológica que debe ser observada con detenimiento”.

López recuerda que “los estrellatos espontáneos no corresponden generalmente al nivel de preparación y madurez para que los niños los manejen positivamente”, y aconseja no ceder a la presión social e incluso a la del niño, a quien puede resultarle atractivo ser reconocido, tener fama, o ganar dinero.

El experto en redes sociales y director de los Premios Twitter Colombia, Ómar Gamboa, considera que este tipo de movimientos mediáticos responden a los intereses económicos de las personas, bien sea como individuos o como integrantes de grandes compañías.

“Una realidad –asevera Gamboa– es que los medios están aprovechando la popularidad de las personas como caja de resonancia de sus propios intereses. Esta es la razón por la que ahora las grandes cadenas se interesan por el impacto en redes de sus empleados para autopromocionarse.

De igual manera, las marcas de ropa pueden estar utilizando a los niños como modelos publicitarios, seguramente, a cambio del beneplácito que otorgan los padres por un incentivo económico, sin que se aclare que se trata de mercadeo”.

La web fashionkids.nu nació en el 2012 para “inspirar a padres” que quieran llevar a sus hijos a la moda. Las primeras imágenes se usaban para campañas, pero hoy, el 95% de las fotos las envían los padres. La web tiene 1,3 millones de visitas.