• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Siete ocasiones para recordar la sabia frase: “Menos es más”

A nadie le gusta escuchar durante horas a una persona que su único tema de conversación es ella misma, así que procura hablar solo lo necesario cuando sea conveniente / Getty Images

A nadie le gusta escuchar durante horas a una persona que su único tema de conversación es ella misma, así que procura hablar solo lo necesario cuando sea conveniente / Getty Images

Al vestirse, como al maquillarse, hay que evitar excederse y aprender a lograr el equilibrio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los dichos y refranes existen para dar un mensaje importante en determinados momentos de la vida. Hay algunos que se adaptan a varias situaciones cotidianas, pero su enseñanza siempre se mantiene.

“Menos es más” es una de las frases clásicas y no importa en qué contexto sea dicha, siempre es bueno tenerla en mente. A veces los excesos dan una impresión distinta a la que queremos lograr cambiando la forma como las demás personas nos perciben.

Estas son siete situaciones diarias en las que este popular refrán te ayudará.

1. Al maquillarte: Mantener el equilibrio es fundamental al momento de maquillarse para cualquier ocasión. Por ejemplo, si vas a usar un labial rojo intenso no acentúes mucho los ojos o si tendrás un maquillaje de ojos ahumados, deja los labios muy neutrales. Es en ese contraste donde se logra la verdadera elegancia y no al exagerar en los colores que colocas sobre tu rostro.

2. Al hablar: A nadie le gusta escuchar durante horas a una persona que su único tema de conversación es ella misma, así que procura hablar solo lo necesario cuando sea conveniente. Lo mismo ocurre cuando quieras dar tu opinión: piensa bien lo que vas a decir antes de decirlo para no tener problemas después por hablar de más.

3. Al coquetear: Si recién estás saliendo con un chico, lo mejor es darle un poco de misterio al coqueteo. No entregues todo de una vez y sé muy sutil en tus contactos físicos o en las palabras que usas para expresarte, eso lo mantendrá interesado y te dará una pista de cuáles son sus verdaderas intenciones contigo.

4. Al postular a un trabajo: Un buen curriculum es muy conciso y con los datos precisos para llamar la atención del empleador, pues demuestra tu capacidad para manejar la información y resumirla lo suficiente. También debes recordar que “menos es más” en una entrevista de trabajo: no te excedas demasiado al responder las preguntas y concéntrate en lo que vas a decir para no irte por las ramas.

5. Al vestirte: Igual que al maquillarte, mantener las cosas simples y equilibradas es importante cuando eliges qué usar día a día. Entre más capas de ropa te pongas, más difícil será lograr que todas combinen a la perfección y te verás desordenada. Si quieres usar algo brillante como lentejuelas o neón, combínalo con una prenda neutra para lograr énfasis en solo una parte de tu cuerpo.

6. Al dormir: Con esto no te decimos que dormir menos es mejor sino que hacerlo en exceso es dañino. Ocho horas es la cantidad perfecta de horas de sueño necesarias para sentirnos descasadas así que tirarte mediodía en la cama un fin de semana no te hará recuperar horas de sueño perdidas sino que después te sentirás más cansada o tendrás dolor de cabeza.

7. Al ejercitarte: Sabes que la actividad física es importante para que tu cuerpo esté en buen estado y te sientas bien todos los días. Sin embargo, abusar del ejercicio puede tener un efecto contraproducente en tu salud y podrías lesionarte seriamente. Alcanzar la capacidad física que quieres toma tiempo y debes escuchar a tu cuerpo cuando marca sus límites, de lo contrario podrías hacerte daño.