• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La novela del "Chapo" y Kate del Castillo, la "reina" de la televisión

La foto de la reseña del narcotraficante Joaquín el 'Chapo' Guzmán a su ingreso a la cárcel/ Foto: El Tiempo

La foto de la reseña del narcotraficante Joaquín el 'Chapo' Guzmán a su ingreso a la cárcel/ Foto: El Tiempo

La sociedad mexicana sigue escandalizada tras revelarse las cálidas charlas que sostuvieron

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

México no acababa de sacudirse de la buena noticia de la captura del narcotraficante más buscado del mundo, Joaquín el "Chapo" Guzmán, cuando un ‘terremoto’ llegó para estremecer no solo a los medios de comunicación tradicionales y a las redes sociales, sino también a la sociedad mexicana, tan dada a incomodarse cuando los analistas hablaban de la ‘colombianización’ de México.

Se trata nada más ni nada menos que de la relación que estableció el narco con la muy reconocida actriz Kate del Castillo como parte de los contactos para realizar una película autobiográfica, y de la entrevista que le concedió desde la clandestinidad al actor estadounidense Sean Penn y que fue publicada en la revista Rolling Stone.

Si bien Del Castillo era ya muy famosa en México por sus papeles estelares en varias telenovelas, se disparó al estrellato continental e incluso en España con su interpretación televisiva de Teresa Mendoza, la tenaz protagonista de la novela La reina del sur, del escritor español Arturo Pérez Reverte, que cuenta la historia de la mujer de un piloto del narcotráfico que comienza huyendo para que la mafia no la asesine, pero luego termina manejando el negocio.

Hija de Eric del Castillo, figura de la época de oro del cine mexicano y muy respetado actor de telenovelas, ya había sido habitual de las revistas del corazón por su malogrado matrimonio en el 2001 con el exdelantero de la selección de fútbol de México y del Atlético de Madrid Luis García, una tormentosa relación en la que los medios hablaban a menudo de violencia doméstica, algo que él siempre negó. Luego vinieron varias historias de romances con importantes personalidades del mundo del espectáculo y de los negocios.

Por eso, cuando se supo de los tratos de ella con el "Chapo", la sociedad mexicana empezó a entender de manera dolorosa y quizás asombrada cómo el narcotráfico había logrado permear todo el prisma social de este país, desde los estratos más populares hasta el mundo de los sueños, de las heroínas de TV como Del Castillo, a la que los populares corridos ya llaman ‘la gallina de los huevos de oro’. 

“A las sociedades les cuesta trabajo reconocer cómo los personajes que más admiran, y que tienen tanto reconocimiento social, terminan involucrados en asuntos de diversa naturaleza con narcos. En Estados Unidos, por ejemplo, siempre se habló de las relaciones de algunos cantantes con legendarios mafiosos de la época de la prohibición (del alcohol). En Colombia son reconocidas las relaciones de barones de la droga con populares deportistas o modelos o reinas de belleza, e incluso fue famosa la relación de Pablo Escobar con la señora (Virginia) Vallejo, tengo entendido, una figura de TV de altísimo perfil y reconocimiento social. Y la pregunta que se hace la gente de la calle es ¿por qué lo hacen, si a diferencia de cualquiera tienen todo: fama, dinero, belleza y estatus social?”, comentó a EL TIEMPO un sociólogo mexicano experto en narcotráfico que prefirió guardar su nombre.

O como lo analizó en una frase el propio Pérez Reverte en entrevista para el diario El País de Madrid, encantado con el rumbo de la historia: “Lo del "Chapo" y Kate no es una historia de amor sino de fascinación”. (Lea: Las conclusiones tras los chats entre el 'Chapo' y Kate Del Castillo)

A lo que se le suman los escarceos vía mensajes de texto en los que el capo le escribía frases del tono de “te voy a cuidar más que mis ojos”, a los que ella respondía: “Me mueve demasiado que me digas que me cuidas. Jamás nadie me ha cuidado. ¡Gracias! Y tengo libre el siguiente fin de semana (...)”.

Según las revelaciones periodísticas a partir de las investigaciones de las autoridades, se determinó que Kate y el "Chapo" sostuvieron dos encuentros: el primero el 26 de septiembre del año pasado y el segundo el 2 de octubre, esta vez con Penn. Pero los contactos venían de meses atrás.

Las autoridades explicaron que fue gracias al rastreo de estos chats que lograron dar con el paradero del criminal en un motel de carretera, el pasado viernes 8 de enero, tras un intenso tiroteo en la ciudad de Los Mochis, estado de Sinaloa, y luego de huir por una alcantarilla y finalmente ser detenido. (Lea también: Los nexos entre el "Chapo" y Otoniel, jefe del 'clan Úsuga')

La historia tomó tintes más escandalosos luego de las informaciones que dan cuenta de que el ‘Chapo’ se preparaba para tener un mejor desempeño sexual a través de una intervención quirúrgica.

El caso Penn

Por los lados de Penn, la polémica es en otro sentido. Doblemente ganador del Óscar como mejor actor por Río místico (2004) y Milk (2009), exesposo de Madonna, amigo de Hugo Chávez y militante mediático, al artista se le cuestiona por haber fungido como periodista sin serlo, en uno de los países en los que más periodistas han asesinado: 89 han muerto de forma violenta entre el 2000 y el 2015, muchos de ellos a manos del narcotráfico, según Reporteros sin Fronteras. (Lea: Así se fraguó la reunión del "Chapo" Guzmán con Sean Penn)

A Penn se le critica, entre otras razones, por no haber cuestionado al capo y por haberle enviado la entrevista para su revisión, y también porque, a juicio de analistas, su texto parece un ‘publirreportaje’.

No se discute solo si es ético darle voz a un criminal en el momento en el que es buscado por la justicia, sino si el texto puede ser considerado periodismo o entretenimiento, dadas las condiciones que impuso el capo.

“Describir el encuentro entre el "Chapo" y Penn como una entrevista es un insulto épico a los periodistas que han muerto en el nombre de la verdad”, criticó Alfredo Corchado, un veterano corresponsal estadounidense en México.

“No es nuevo que a los delincuentes se les publicite, pero no es frecuente que medios considerados serios se conviertan en publicistas de la delincuencia”, opinó Raúl Trejo, analista de la Universidad Autónoma de México, para EFE.

Pero otros periodistas creen que las críticas son fruto de la envidia, pues, a su juicio, con tal de conseguir una entrevista con el "Chapo" hubiesen cedido a más compromisos. 

Al final, Penn salió, muy en su estilo, a decir que su entrevista había sido “un fracaso” porque no cumplió su objetivo de cuestionar el planteamiento actual de la guerra contra las drogas. También criticó al Gobierno, al que llamó “humillado por la idea de que alguien lo encontró (al "Chapo") antes que ellos”.

De momento se descarta que los encuentros de Kate y Penn con el "Chapo" tengan consecuencias legales, a menos que prosperen las sospechas de que la tequilera de la actriz, en Delaware (EE UU), recibió fondos del barón de la droga. Eso configuraría un delito de lavado de activos. (Además: Captura del 'Chapo' Guzmán no alivia los males de México)

Kate, que ha guardado profundo silencio, solo ha publicado unos tuits en los que acusa que “muchos han manipulado la información para fabricar historias falsas y distraernos del verdadero tema”. Y en otro se pregunta si de verdad creen que está estresada. También aseguró que pronto contará su versión. ¿De qué forma? Quizás a través de una película que relate el detrás de cámaras de un culebrón que apenas comienza.