• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Las mujeres sí consumen porno

La cultura popular ha reforzado ciertos estereotipos sobre la actividad sexual y muchos hombres y mujeres creen en ciertas fantasías que no corresponden con la realidad | Foto: El Comercio

Quienes tienen menor volumen en el cuerpo estriado requieren más estimulación externa para sentir placer| Foto: El Comercio

Las escenas homosexuales tanto femeninas como masculinas están en el top de sus preferencias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es cierto, ni medianamente, que el consumo de pornografía sea un asunto esencialmente masculino. Nada de eso. Las cifras muestran que la idea preconcebida de que los señores son los responsables del exitoso negocio que mueven las escenas de sexo, por distintos canales, es falsa.

Hace algún tiempo, el Instituto Francés de Encuestas llevó a cabo un estudio que demostró que el 90 por ciento de los hombres y el 60 por ciento de las mujeres han visto porno alguna vez.

Esta proporción crece en las mujeres que tienen sexo de manera regular, al punto de que el 54 por ciento de las que admitieron haber visto pornografía en algún momento dijeron haberlo hecho mientras tenían sexo.

El asunto ha cambiado tanto en este campo, que incluso frente al conocimiento que ellas tienen de que sus parejas consumen pornografía, apenas el 7 por ciento les han pedido que dejen de hacerlo. Esto podría explicarse con el hecho de que el 21 por ciento de las señoras admitieron haber visto a alguien practicar actos sexuales frente a una cámara web.

Hasta aquí nada sorprende, pero lo que sí llama la atención es que las mujeres tienen, en materia de pornografía, gustos bien distintos a los de los hombres. Eso acaba de demostrarlo PornHub, el sitio porno más visitado de la web (recibe 44 millones de visitas diarias), tras analizar las preferencias mostradas por sus propios usuarios.

Y váyanse de espaldas: al detallar los gustos de las mujeres, el porno lésbico se ubicó en el primer lugar, seguido de cerca por las escenas gay masculinas. Lo curioso es que estos contenidos, según sus creadores, son diseñados para atraer fundamentalmente a los señores. Ah: entre ellos, las escenas homosexuales masculinas están en el séptimo lugar.

El estudio no ahonda en los porqués, pues su intención era obtener datos que sirvieran para generar estrategias encaminadas a atraer más usuarios, de modo que es necesario dar una mirada a otros trabajos. Entre ellos está el de un equipo de acuciosas psicólogas de la Universidad de Texas, que se ocuparon de buscar las razones por las cuales las mujeres visitan sitios web de pornografía.

Y los hallazgos, publicados en el Journal of Sex Research demuestran que la mayoría de ellas echa mano de estos sitios cuando quieren masturbarse; otras, como parte de los juegos preliminares junto a su pareja, y algunas lo justificaron como una vía para aumentar su excitación durante el aquello.

Todas aceptaron que acudían a este recurso con el fin de “adquirir nuevas ideas y propuestas para después ponerlas en práctica”.

Ellas, más sofisticadas

La reconocida y mediática sexóloga norteamericana Yvonne Fulbright ahonda en el análisis, y cree que la diferencia de preferencias entre ellos y ellas, en materia de pornografía, se basa en que a las mujeres “las excita el contexto, las tramas sofisticadas y el uso inteligente de las palabras, nociones que no son tan solicitadas entre ellos”.

Humildemente, me atrevo a interpretar que si bien mirar porno produce las mismas reacciones físicas en los cuerpos de hombres y mujeres, su interpretación es diferente y está siempre en función del género. Eso lo reafirma Fulbright, quien asegura que aunque a ellas les gusta consumirlo, sienten cierta repulsión por las escenas heterosexuales explícitas elaboradas por hombres, y se inclinan, de algún modo, por las más suaves, que suelen ser de carácter gay o lésbico.

Eso ha generado la tendencia a aumentar el cine erótico hecho por mujeres, sobre la base de que el público femenino no busca solo estimular sensaciones físicas, sino también excitarse y divertirse de manera integral.

¿Y qué pasa en el cerebro?

Un estudio del Instituto de Desarrollo Humano Max Planck, de Berlín, publicado en ‘Jama Psychiatryc’ (2014), halló una relación entre el alto consumo de porno y un menor volumen de materia gris en una parte del cerebro (cuerpo estriado). Esto llevó a la conclusión errónea de que los altos consumidores de porno tendrían el cerebro más pequeño. Lo que ocurre es que quienes tienen menor volumen en el cuerpo estriado requieren más estimulación externa para sentir placer. Por eso consumen más.