• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La muerte de un británico reaviva debate sobre la eutanasia

Jeffrey Spector junto a su esposa y sus tres hijas. | Foto: Facebook

Jeffrey Spector junto a su esposa y sus tres hijas. | Foto: Facebook

Jeffrey Spector fue diagnosticado con cáncer en el 2009. Viajó especialmente a Suiza para someterse al suicidio asistido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La muerte por suicidio asistido del empresario británico Jeffrey Spector, que falleció en Suiza este lunes, ha reabierto el debate sobre la eutanasia en el Reino Unido.

Spector, de 54 años, fue diagnosticado en el 2009 con un cáncer en la parte superior de la columna vertebral, una enfermedad que podría haberlo dejado paralítico.

El británico, que acudió a una clínica con sede en Zúrich porque la eutanasia es ilegal en el Reino Unido, dijo antes de morir que sabía que se iba "demasiado pronto".

"No tengo miedo. Nunca se debe juzgar a alguien hasta que no se haya estado en sus zapatos. Sé que me voy demasiado pronto y, aunque mi familia no estará de acuerdo, esto es lo mejor para ellos", aseguró Spector en una entrevista a la organización Dignitas, que le facilitó el suicidio asistido en Suiza.

El parlamentario británico Charles Falconer, portavoz laborista de Justicia, afirmó hoy que quiere intentar reintroducir un proyecto de ley que apruebe el suicidio asistido en el Reino Unido.

"Da igual el lado que uno tome en el debate, es un tema que debería volver a ser debatido. No está bien que los enfermos terminales no tengan la opción de acabar con su vida", dijo Falconer en una entrevista con la BBC.

En la clínica Dignitas, que abrió sus puertas en 1998 y que cobra alrededor de 7.000 libras (9.900 euros) por paciente, según el diario "The Guardian", 126 británicos acabaron con su vida entre el 2008 y 2012.

Spector, casado y padre de tres hijas, de 21, 19 y 15 años, se inscribió en esta asociación suiza que promueve la eutanasia, un año despúés de ser diagnosticado con cáncer.

"Tenía dificultades para usar las manos y no sentía la presión en los dedos. Sentí que la enfermedad había cruzado la línea roja y que estaba cada vez peor", explicó Spector. "En lugar de irme tarde, me estoy precipitando. Esta es la opción menos mala, pero lo mejor para mi familia a largo plazo", afirmó.

"Si hubiera sido más abajo en la columna vertebral y hubiera perdido el uso de las piernas me habría angustiado, pero podía hacer frente a la situación. Sin embargo, esto estaba destinado a una parálisis total del cuello para abajo", indicó Spector, que el día antes de morir publicó una fotografía cenando en un restaurante con su familia.

En un comunicado emitido hoy, la familia del empresario afirmó que "él está ahora en paz, lejos del miedo que le rodeó en las últimas semanas de su vida".