• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Siete motivos por los que las personas aman tomarse un selfie

"Cada momento es perfecto para un selfie" parece ser la mentalidad de varias personas en el mundo | Getty Images

"Cada momento es perfecto para un selfie" parece ser la mentalidad de varias personas en el mundo | Getty Images

Hay situaciones cotidianas que son potenciales causantes de estas ganas alocadas de tomarse un autoretrato y compartirlo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Parece que los selfies nunca pasarán de moda. La facilidad de tomar el celular y auto fotografiarse en distintos aspectos de sus vidas parece encantar a algunos, y no desaprovechan cada oportunidad que tienen de capturar una imagen y compartirla en sus redes sociales.

No hay nada de malo con los selfies en sí, el problema es cuando somos bombardeadas con ellos al revisar nuestro timeline en Facebook o echamos un vistazo al Instagram. A veces las personas olvidan que tomarse muchos selfies y publicarlos, puede llegar a fastidiar a más de uno.

¿Qué tiene que ocurrir para que una persona tenga la necesidad de tomarse un selfie? Estos son algunos motivos:

1. Sentirse estupendos: Si lograron cumplir con algún objetivo, no pierden la oportunidad y aprovechan en tomarse la mayor cantidad de imágenes posibles para inmortalizar el momento.  No tiene nada de malo querer demostrarle al mundo lo obtenido, pero todo en exceso no es bueno.

2. Cambio de look: El cambio de look no tendría sentido si es que los demás no se enteran de lo que se van a hacer con una fotografía. El hacer el respectivo “check in” y colgar la foto del antes y el después es básico. A veces, es bueno sorprender a las personas con los cambios que realizas.

3. Mostrar algo nuevo: Si se compraron ropa, se hicieron un tatuaje o piercing y quierer mostrar que el nuevo labial les queda genial, el selfie es la mejor manera de que se enteren. No es bueno presumir todas las cosas que tienes en redes sociales,  podrías llegar a saturar a tus contactos.

4. Salir de fiesta: Salir a divertirse es sinónimo de fotos. Las opciones son variadas: mientras toman un trago, mientras están en el baño frente al espejo, posando con las amigas, etc. Lo peor viene unas cuantas horas después, cuando aparecen selfies en redes sociales que nadie recuerda haberse tomado. Lo mejor es evitar de tomarse fotos de las cuales después puedes arrepentirte de ver en tu Facebook.

5. Hacer ejercicios: La mejor forma de dejar constancia del ejercicio diario es con un selfie. El gimnasio ofrece el fondo perfecto: personas trabajando sus músculos, pesas y un espejo donde reflejarse luciendo lo más aplicado posible. Lo gracioso es que a veces cuelgan la imagen, pero no realizan el ejercicio.

6. Tomar sol en la playa: La típica foto de las piernas “hot dog” está empezando quedar detrás de los selfies. Ya no basta con mostrar solo una parte del cuerpo, se necesita lucir de cuerpo completo disfrutando de la playa mientras todos están en sus oficinas trabajando.

7. Aburrirse: Para algunas personas no es necesario un verdadero motivo para tomarse un selfie. El hecho de estar sin mucho que hacer, es ideal para actualizar las redes sociales.