• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Diez momentos en los que la tecnología nos arruinó la vida

La impredecible tecnología nos podría jugar una mala pasada | Getty Images

La impredecible tecnología nos podría jugar una mala pasada | Getty Images

No importa qué tan buenas seamos manejando la tecnología, siempre nos terminará sorprendiendo y no siempre para bien

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tecnología muchas veces nos salva la vida mientras que otras solo queremos eliminarla por completo. Podemos ser unas hábiles usuarias de redes, smartphones, tablets y laptops pero nunca sabremos cuando ellos terminarán por jugarnos una mala pasada.

¿En qué momentos has detestado por completo la tecnología? Estos son algunos que se nos ocurrieron.

1. Cuando el teléfono se muere en el peor momento: Cada vez que la batería de nuestro teléfono está a punto de morir y no tenemos un cargador a la mano nos angustiamos. Lo peor es cuando esa última línea de batería se agota justo cuando llama tu jefe, tienes que comunicarte urgente con alguien o estás a punto de llegar al lugar donde están tus amigas pero no sabes bien donde buscarlas.

2. Cuando le escribes un mensaje a la persona equivocada: Tienes la noticia más picante del día y no puedes esperar para contárselo a tu mejor amiga. Abres el Messenger o el Whatsapp y sueltas todo el notición con lujo de detalles. Todo va bien hasta que te das cuenta que se lo dijiste a la persona equivocada o peor aún, al protagonista del chisme.

3. Cuando el WiFi se desconecta y no te das cuenta: Para ahorrar megas de tu plan de datos, lo mejor es conectarse a la red WiFi del lugar en donde estás. El problema es cuando esa red es inestable y termina por desconectarse sin que te percates del asunto, justo cuando estás viendo una película online. Dile adiós a tu servicio de internet hasta el próximo mes.

4. Cuando te “trolean”: Facebook y Twitter no solo nos permite ponernos en contacto con personas en todo el mundo, también nos vuelven blanco fácil del famoso “troleo” donde somos el punto de burla o crítica. Si te ha pasado, es posible que en ese momento hayas querido desaparecer del ciberespacio para siempre.

5. Cuando un texto se autocorrige: Si escribimos un mensaje rápido, es normal que cometamos algunos errores y es ahí donde el autocorrector nos salva la vida. Sin embargo, lo detestamos cuando queremos decir una cosa y éste parece entender todo lo contario corrigiendo el texto tres veces con diferentes opciones de palabras. Por supuesto, ninguna es la indicada.

6. Cuando tu sistema operativo queda obsoleto: La tecnología no deja de avanzar y algunos de nuestros dispositivos van quedando en el pasado. La mejor solución es renovarlos pero, ya sea porque les tenemos cariño o nos falta el dinero, no podemos hacerlo. Mientras funcione no hay problema, pero cuando el sistema operativo ya no es compatible con los nuevos programas vendrán las dificultades.

7. Cuando se llena la memoria: A veces no nos damos cuenta de la gran cantidad de cosas que tenemos guardadas en la memoria del celular, la tablet o la cámara hasta que nos aparece el mensaje. La cosa nos molesta aún más cuando ocurre justo en el momento que tenemos la oportunidad de tomar la mejor foto o grabar el video más divertido de la noche y la perdemos.

8. Cuando te bloquean una cuenta: Agradecemos a las páginas web por las opciones que nos dan para mantener nuestras contraseñas y cuentas seguras. Pero detestamos cuando olvidamos la clave así como la respuesta a la pregunta secreta o el código de acceso para recuperarla. Mejor empieza a pensar en abrirte una nueva cuenta.

9. Cuando te dejan en “leído”: Primero fue el Facebook, luego el Whatsapp y las cosas van empeorando cada vez más. Ahora podemos saber cuándo hemos sido olímpicamente ignoradas gracias a la opción “leído” que estas aplicaciones tienen y nos informan cuando la otra persona ya vio nuestro mensaje y no respondió. Lo bueno es que ahora ya existe una formar de eliminar esa opción.

10. Cuando tu “acoso” queda en evidencia: Típico: te haces amiga de una nueva persona en Facebook o te empiezan a seguir en Twitter. Lo primer que haces es investigar y revisas sus fotos o sus tuits antiguos. El problema viene cuando por error le das “like” o “favorito” a una publicación suya de hace años y él o ella recibirá una notificación que te dejará al descubierto. “Stalker” a la vista.