• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La moda de mujeres que no usan desodorante ¿pegará?

Cameron Díaz ya había dicho que todas las mujeres llegan a sentirse atraídas en algún momento por otra mujer | Foto: Archivo/El Universal de México

Cameron Díaz | Foto: Archivo/El Universal de México

Sí, siempre y cuando, no se tenga ningún trastorno relacionado con la sudoración

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La actriz Cameron Díaz cuenta abiertamente que hace 20 años que no ocupa ningún desodorante ni antitranspirante y luce estupenda. Al menos, nadie se ha quejado públicamente que huela mal y en todas las fotos que le toman en la alfombra roja jamás se ha visto un desubicada aureola de transpiración.

Es que todo indica que usar desodorante, antitranspirante y perfumes es una conducta sociocultural, al menos, eso piensa el dermatólogo doctor Rodrigo Loubies.

“La gente que es sana los ocupa como un hábito, pero podrían no hacerlo, ya que en la mayoría de los casos se les da un uso cosmético, pero no por una necesidad real”, afirma.

Agrega que está tan internalizado su aplicación que nadie se cuestiona ni prueba no usarlo. Y eso, es verdad.

La experiencia de la famosa actriz no es única, también existen otras historias más recientes, que han salido a la luz producto de la tendencia moderna por vivir una vida más natural y sin tanto químico en el cuerpo.

Una de ellas ocurrió en Londres, donde Heather Edwards, una terapeuta de belleza de Oxfordshire dejó de usarlo, hace ya 7 años. La decisión la tomó un día, donde después de bañarse, secarse con la toalla y empapar sus axilas con el desodorante en spray, su esposo, que estaba en el baño, comenzó a toser y ahogarse con el rocío que ella hacía a sus axilas.

Fue justo en ese momento que se cuestionó sobre cómo esa gruesa capa de químicos podría ser buena para su cuerpo.

“Pensé que no podía ser saludable tener todos esos productos tan cerca del tejido mamario y odié la idea de que mis poros se obstruyeran con la suciedad artificial”, contó Heather, de 47 años al Daily Mail. Y lo dejó.

Al principio, siguió con barras de desodorantes de cristal o sales minerales que se mojan con agua antes de aplicarse y que impiden el crecimiento de bacterias que causan el mal olor.

Luego, como le funcionaba, decidió probar con un spray con aceites esenciales sin aluminio ni conservantes. Su experiencia también fue positiva.

“Al principio mis axilas estaban un poco sudorosas, pero mi di cuenta que si las mantenía limpias y libres de vello no había olor, por eso después de un tiempo me aventuré en renunciar por completo a cualquier desodorante”, explicó.

Pero no fue fácil, su trabajo le demanda estar en contacto directo, cuerpo a cuerpo con sus clientas, y con tanto movimiento, debe lavarse las axilas varias veces en el día.

No le molesta, ni tampoco a las personas que atiende, porque hasta el momento no ha tenido ninguna queja, y esto, en todos los años que lleva evitando los productos químicos y naturales.

“Prefiero sudar en forma natural tal cual es la naturaleza de nuestro cuerpo”, declaró.

Probar y decidir

“Las personas que no tienen trastornos de sudoración en cantidad, hiperhidrosis ni de olor, osmihidrosis o la mezcla de ambos, bromhidrosis, son sanas y podría no usar desodorante y solo mantener la zona limpia”, indica el dermatólogo Rodrigo Loubies.

O bien, agrega, quienes tengan trastornos cutáneos en la axila podrían sentir con mayor exactitud la diferencia al usarlo o no, pero también pueden liberarse y en algunos casos deberán eliminar el antisudoral por exceso de sensibilidad o por dermatitis axilar.

Nombra, además, que existen casos patológicos de cromhidrosis que son quienes transpiran con colores oscuros y amarillentos que manchan la ropa. Pero, a pesar de estos trastornos que tienen prescripción médica es enfático en señalar que la mayoría de la gente es sana.

“El olor corporal es una mezcla entre secreciones corporales con excreción de sustancias que han estado en contacto con el ser humano, como alimentos donde el ajo, la cebolla y los aliños en general van a dar un sudor con olor ‘especial’”, indica.

Aparte, dice que depende de cómo sea la superficie de la piel, es decir, del estado en que se encuentren los microorganismos que viven en la piel, porque también inciden en el olor que se tenga.

Ahora, explica que los desodorantes tienen distintos componentes. Tienen sustancias antitranspirantes que bloquean la secreción del sudor, otras que provocan un olor determinado por el tipo de aroma que tengan y también, contienen sustancias que actúan como contenedoras de las bacterias de la zona que son las modifican la flora cutánea para no oler mal.

“De todas maneras, cualquiera sea el producto son sólo contenedores de los olores del cuerpo, pero no impiden que la transpiración ocurra, por tanto, no son peligrosos para nadie”, destaca.

En ese sentido, para quienes se inspiren y quieran probar qué pasa con sus axilas al dejar el desodorante y los antitranspirantes, dice que bastará mantener la zona limpia y usar telas naturales, ya que las sintéticas empeoran el olor.