• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La mente, una aliada para el éxito en 2015

Instale creencias de poder para alcanzar el bienestar / Foto: Shutterstock

Instale creencias de poder para alcanzar el bienestar / Foto: Shutterstock

Conózcase a usted mismo, crea en sus capacidades y mejore su estilo de vida 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Otro año llega, propósitos y grandes metas aparecen por doquier pero lo que escasea es la voluntad para llevarlos a feliz término. Es una situación que se repite año tras año cargada de frustración y una sensación de estancamiento.

Estos propósitos pueden ser muy variados, desde sacar más tiempo para la familia, reconstruir la relación con la pareja, comenzar un negocio o adelgazar y llevar una vida más saludable.

La especialista en Programación Neurolingüística (PNL) y asesora del centro de idiomas Focus your mind, Sara Burstein, asegura que la falla más común es no tener los objetivos claros.

“La mayoría de las personas dicen que no saben lo que quieren pero saben lo que no quieren, el cerebro no distingue entre lo uno y lo otro, y si se enfoca en cualquiera de los dos eso será lo que obtendrá”, asegura.

Burstein recomienda definir las metas a corto plazo, siendo específicos para que el cerebro pueda enfocarse.

“Por ejemplo: voy adelgazar o a llevar una vida más saludable es una meta muy amplia para el cerebro, ahí tendría que mirarse ¿Cuántos kilos?, ¿En cuánto tiempo?, ¿Qué hábitos voy a adquirir para ello?, ¿Qué voy a hacer para mantenerme?”, indica.

Algunas metas dependen de otras personas, como mejorar la relación con la pareja o los hijos.: “En estos casos tiene que reconocerse hasta dónde llega el poder de cambiar la situación y lo mejor es generar objetivos comunes para que todos vayan en el mismo sentido”.

Pero el punto clave es derrocar las creencias limitantes. Todo aquello que ha sido aprendido a través de la educación y la experiencia que no permite avanzar hacia el bienestar personal y hacia el estilo de vida que se desea.

“Ideas como ‘todos los hombres son iguales’, ‘yo soy así y no voy a cambiar’, pueden transformarse en creencias más adecuadas”, señala Burstein.

Se puede escribir en una hoja de papel la creencia negativa y quemarla o romperla para simbólicamente sacarla de la mente. Repetir afirmaciones todos los días con la nueva creencia que se quiere implantar también puede ser útil, siempre vinculándola con una emoción “Si yo digo ‘Soy segura’ no es solo las palabras, sino la sensación que me inspira y esto hace que en mi cerebro se quede grabado más fácilmente”, resalta Burstein.

La visualización constante del cumplimiento del objetivo e incorporar hábitos coherentes con este, serán fundamentales para completar proceso y acercarse a una vida de bienestar.