• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Las mejores ciudades de América Latina para pasear en bici

Ciclovía en Buenos Aires / Foto alexk100_part2, vía Flickr.

Ciclovía en Buenos Aires / Foto alexk100_part2, vía Flickr.

Aunque no todas las grandes urbes latinoamericanas están preparadas para darle vía libre a la bicicleta, la tendencia que se impone en el mundo gana adeptos en la región

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La bicicleta es un modo de transporte urbano eficiente para distancias cortas con numerosos beneficios para la salud y de casi nula contaminación ambiental. Sin embargo, no todas las ciudades de América Latina ni los automovilistas que habitan en ellas están preparados para darle vía libre a la bicicleta .

¿Cuáles son las mejores ciudades de la región para moverse sobre un sillín dando pedales? La respuesta depende de lo que se mida para llegar a esa conclusión.

Sobre ruedas. Bogotá, capital de Colombia, y Rosario, una de las principales ciudades argentinas, son las que tienen mayores índices de uso de bicicletas.

Bogotá también es una de las urbes con mayor número de viajes en bicicleta reportados por día (611.472). Le sigue Santiago de Chile, con 510.569.

Estos datos se desprenden de un estudio más de 56 ciudades de América Latina y el Caribe que presentó el Banco Interamericano de Desarrollo en 2015 para impulsar el uso de la bicicleta.

Ciclovías. En términos de infraestructura, Bogotá también lleva la delantera, con 392 km de ciclovías. Le siguen Rio de Janeiro, con 307 km, y Sao Paulo, con 270 km.

En tanto, según el BID, Ciudad de México cuenta con el mayor número de bicicletas públicas disponibles (4.000). Aunque Río de Janeiro lidera el ranking, si lo que se mira la cantidad por habitante: 4 unidades por cada 10.000 personas.

Otro punto de vista. Según el informe privado Copenhagenize Index 2015 sobre las ciudades más amigables del mundo para andar en bicicleta, solo una de América Latina aparece entre las primeras 20: Buenos Aires.

Este reporte, que se publica cada dos años, mide cómo la bicicleta está inmersa en la cultura de una ciudad, la infraestructura, los programas que incentivan su uso, la percepción de seguridad y la aceptación social del vehículo, entre otros.

Para este índice, la capital argentina se ubica en el puesto 14 porque cuenta con un sistema moderno de alquiler, implementó 140 km de ciclovías y sus habitantes aceptan el uso de la bicicleta. Río de Janeiro, Sao Paulo y Bogotá siguen a la capital de Argentina, aunque muy lejos en posición.

Sin embargo, desde la Asociación de Ciclistas Urbanos de la Ciudad de Buenos Aires no opinan lo mismo.

“Aún falta empezar a trabajar para que la bicicleta sea complementaria a todo el transporte público”, señala a BBC Mundo el presidente de la asociación, Néstor Sebastián.

Una política cicloinclusiva es aquella que busca integrar el uso de la bicicleta en la red de transporte con condiciones seguras y eficientes.

Fuente: BBC Mundo