• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Siete medidas para controlar el colesterol

Una dieta rica en frutas y verduras, con alto contenido de fibra, contribuye a prevenir el asma alérgica | El Nuevo Día/ Archivo

Frutas | El Nuevo Día/ Archivo

Si no lo atiendes podría dificultar tu circulación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al igual que los triglicéridos, el colesterol forma parte de las grasas (conocidas como lípidos) indispensables para el organismo. El problema radica cuando se sobrepasa el nivel estándar (200 mg/dl), pues se aumenta la posibilidad de padecer hipertensión arterial, infartos, accidentes cardiovasculares, trombosis cerebrales o arteriosclerosis. “Cuando la grasa se acumula, el calibre de los vasos sanguíneos se reduce. Funciona como una tubería tapada o con obstáculos que dificultan la circulación y el pleno funcionamiento”, señaló Enrique Ardila, médico internista endocrinólogo.

Sus dos caras

Para su tratamiento o control eficaz es importante conocer la diferencia entre el colesterol bueno y el malo. “El primero ayuda a conducir el negativo fuera de los conductos sanguíneos para que no se deposite ni cause estragos; el segundo es un ‘enemigo silencioso’ que aumenta la inclinación a padecer diferentes enfermedades sin provocar síntomas”, puntualiza Frank Pernett, jefe del departamento médico de la Clínica del Country.

Aunque en ocasiones podría producir mareos, cansancio o adormecimiento de los miembros inferiores, la hipercolesterolemia, como se le denomina al colesterol alto, tiende a pasar desapercibida. Los especialistas hacen énfasis en que si en la familia existen antecedentes como infartos trombosis o diabetes, se debe practicar mínimo a los 15 años de edad un análisis de sangre y, como regla de oro, toda mujer mayor de 40 debe consultar a su médico por lo menos una vez al año para que le ordene el examen correspondiente.

Máximas para regularlo

-Opta por pan integral, carnes magras, frutas y vegetales frescos.

-Busca variedades de salmón o pescados de agua profunda, que son ricos en ácido omega 3 (grasa buena).

-Aumenta el consumo de nueces, almendras o maní, que contienen cantidades elevadas de grasas buenas.

-Disminuye el consumo de alimentos  industrializados.

-Elige métodos de cocción con poca grasa, como al horno, al vapor o a la parrilla. Procura utilizar aceite de oliva.

-Dile sí a la leche descremada: Según un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, esta ayuda a disminuir el colesterol en un 7 por ciento.

-Unas copitas: El consumo ocasional de vino rojo contribuye a aumentar los niveles de colesterol bueno.