• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cinco lugares para recibir el Año Nuevo

El show de pirotecnia del puerto de Sydney abre las celebraciones del Año Nuevo en todo el planeta / Foto www.dailytelegraph.com.au/

El show de pirotecnia del puerto de Sydney abre las celebraciones del Año Nuevo en todo el planeta / Foto www.dailytelegraph.com.au/

Son emblemáticos y tienen algo especial para vivir y compartir las primeras horas del 2016 y despedir al 2015

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1 Cuzco. para empezar 2016 con altura. ¿Las burbujas del champagne ayudan a pasar el soroche, como llaman el mal de altura en Perú? Para comprobarlo hay que esperar la llegada de 2016 en la Plaza de Armas de Cuzco, el corazón de la antigua capital de los incas, a más de 3400 metros de altura. Unas horas antes de las medianoche la gente -locales y turistas- se agrupan allí para esperar el Año Nuevo. Además de los fuegos artificiales que iluminan el cielo por encima de los edificios históricos, se pueden observar varias tradiciones de los cuzqueños: por ejemplo, comprar y llevar ropa amarilla (en las calles y el mercado desde unos días antes de la Navidad los vendedores ambulantes parecen especializarse en este color) y correr alrededor de la plaza con valijas (un buen augurio para viajar durante el año que empieza).

2 París. festejar a pesar de todo. Habrá más motivos que nunca para estar en los Champs Elysées el 31 por la noche: brindar por un año 2016 más pacífico y un regreso a la normalidad en la capital francesa, golpeada este año por graves atentados. Las medidas especiales de seguridad siguen vigentes desde el mes de noviembre y, a diferencia de otros años, los festejos del jueves serán entre policías y militares armados hasta los dientes. No habrá fuegos artificiales porque esta celebración se reserva para el 14 de julio. Los dos principales puntos de reunión son el tramo superior de los Champs Elysées y al pie de la Torre Eiffel. Como el año pasado, el ayuntamiento de París ha previsto para este año un show de video-mapping sobre el Arco de Triunfo para recibir el año 2016.

3 Sydney. el show del puente. Cada año los fuegos artificiales del Harbour Bridge, el puente del puerto de Sydney, marcan el inicio de los festejos de Año Nuevo en los noticieros y los sitios web. Australia y Nueva Zelanda son los dos primeros grandes países en cambiar de fecha. Y el show de pirotecnia del puerto de Sydney abre las celebraciones en todo el planeta. La gran estructura de metal, que domina toda la bahía, sirve de base para cientos de cohetes que iluminan la zona de The Rocks, Circular Quay y Sydney Cove como si fuese pleno día, frente al emblemático edificio de la Opera. Y como dos festejos valen más que uno, cada año grupos de trasnochadores viajan durante todo el primer día del año hasta Tahití, apenas terminaron los festejos en Sydney, para cambiar por segunda vez de año en 24 horas luego de pasar del otro lado de la línea de cambio de fecha.

4 Nueva York. El festejo mediático. Es seguramente el festejo más famoso y más mediático del globo: el recambio de año en Times Square es una tradición que decenas de miles de personas no se pierden por nada del mundo. Este ambiente especial se repite un año tras otro entre luces, ambiente festivo, una gran cantidad de gente que enfrenta el frío y finalmente la cuenta regresiva a medida que la gran bola baja a lo largo del One Times Square para tocar el suelo a las 00.00 horas del 01.01. Más que un festejo es un momento de magia que sólo se puede vivir en el corazón de la Gran Manzana, aunque los hay quienes prefieren participar en la Emerald Nuts Midnight Run en Central Park o admirar las luces del árbol del Rockfeller Center. O simplemente estar en una discoteca para recibir el Año Nuevo con música y bailando. Nueva York no duerme nunca, menos en la noche del 31 de diciembre.

5 Roma. de la Fontana di Trevi al Coliseo. Brindar con prosecco en la Fontana di Trevi o sobre las escalinatas de la Piazza di Spagna; escuchar La Traviata de Verdi y otras grandes obras maestras de la ópera italiana en las iglesias o las salas de conciertos por la tarde; ver el espectáculo de pirotecnia encima del Coliseo o asistir a un concierto de rock en el Circo Máximo: son algunas de las opciones para recibir el año nuevo en la Ciudad Eterna. Y todo esto sin olvidar vestir ropa interior o remeras rojas para asegurarse buena fortuna a lo largo de los siguientes 365 días. Las celebraciones y las tradiciones no terminan con los 12 golpes de las campanas romanas: al día siguiente los más atrevidos se tiran a las frías aguas del Tíber mientras multitudes esperan en la Plaza San Pietro la bendición del papa Francisco.