• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cinco lecciones de belleza que debemos aprender de las niñas

Madre jugando con su hija | Getty Images

Madre jugando con su hija | Getty Images

De pequeñas pintarnos era sinónimo de juego y sueños. ¿Ha cambiado tu forma de ver el maquillaje ahora?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Recuerdas cuando de niña te gustaba usar el maquillaje de mamá y ponerte sus tacones? Es que en esa época jugábamos a ser grandes para poder vernos tan lindas y arregladas como las mujeres mayores.

El paso del tiempo ha hecho que dejemos de lado ese lado divertido del maquillaje y lo incorporemos casi de forma rutinaria a nuestra vida. ¿Por qué no recuperarlo? Estas son cinco formas de hacerlo.

1. No te lo tomes tan en serio

No todo tiene que combinar ni verse totalmente pulcro a la hora de maquillarse. Recupera ese aspecto divertido que el pintarte tenía de pequeña cuando no te importaba si la sombra combinaba con tu vestido o con tu labial. A tu look diario, añádele un detalle juguetón para resaltar. No tiene que ser nada demasiado llamativo pero sí algo que cambie tu estilo día a día.

2. Creativa

Lo bonito del maquillaje es que te permite crear combinaciones y jugar con distintos tonos de color. Seguramente de niña disfrutabas probando todo tipo de productos que tu mamá tenía guardado en su bolso de maquillaje, ¿por qué dejar de hacerlo ahora? Siéntate un día frente al espejo y empieza a crear estilos con lo que tengas a la mano y si algo te gusta, podrás reproducirlo la próxima vez que tengas un evento.

3. Lávate la cara

Tal vez no era iniciativa nuestra y hay que darle el crédito a mamá, quien nos insistía en lavarnos la cara por la mañana y por la noche. Luego, de adolescentes, también mamá nos recomendaba quitarnos el maquillaje antes de dormir. No importa lo cansada llegues a casa o la flojera que te dé, es una buena costumbre que debemos mantener ya que nos ayudará a mantener nuestra piel sin impurezas y a evitar la aparición de arrugas y manchas.

4. Si a ti te gusta, ¿qué importa el resto?

Ves a las estrellas usando ese hermoso tono rojo intenso en los labios. Te encanta, crees que te quedaría espectacular pero te falta la audacia para llevarlo puesto o te pones a pensar qué dirá la gente cuando te vea por la calle. ¿Es tan relevante lo que piensen si es que tú te sientes segura de lo que usas? De niña te atrevías a usar todo porque te sentías hermosa. Ahora debes seguir sintiéndote igual porque, aunque seas unos centímetros más alta, tu esencia sigue siendo la misma.

5. Preocúpate de tu cabello

En algún momento de nuestra infancia hemos intentado pintarnos el pelo con papel crepé, ¿o no? Es que no solo nos encantaba poder darle color a nuestro rostro sino que también estaba la idea de jugar con nuestro cabello. Hoy, algunos años después, ya tenemos esa posibilidad y no debes dejar de jugar con él como antes. Eso sí, recuerda siempre mantenerlo saludable y que tu nuevo estilo te favorezca.