• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Desde juegos virtuales hasta videos en YouTube se usan para atraer personal

A veces resulta imposible ignorar los mensajes al salir de la oficina | BBC Mundo

A veces resulta imposible ignorar los mensajes al salir de la oficina | BBC Mundo

Surgen nuevas tendencias tecnológicas para el reclutamiento de recursos humanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las redes sociales han cambiado tanto la forma en que interactúan las personas, que era imposible pensar que no modificarían aspectos de las relaciones laborales.

En la consultora Lukkap identifican cuatro nuevas tendencias de reclutamiento. La primera es Buzz Talent, o «talento llama al talento», que consiste en incorporar a los empleados en el proceso de búsqueda, por ejemplo, realizando videos que muestren cómo es el ambiente laboral, que luego se suben a YouTube.

Challenge, o desafío, en tanto, es una forma de medir habilidades retando a los candidatos a través de juegos virtuales, en los que tienen que invertir o construir empresas. El Skills tracking (rastreo de habilidades) identifica el talento interno analizando la frecuencia y calidad de los contenidos que los empleados comparten en el mundo virtual.

La cuarta tendencia es la que más ha permeado: Reclutamiento 2.0. Es recurrir a redes sociales, streaming y geolocalización, como herramientas para visualizar las competencias y la personalidad de un talento.

Carla Fuenzalida, directora ejecutiva de Lukkap Chile, cuenta que las tendencias que se identificaron «se aplican en Europa y tienen dos atributos que las hacen ser atractivas: menor costo y más posibilidad de acierto».

Un estudio de CareerBuilder encontró que cerca del 39% de los empleadores busca e investiga a candidatos en redes sociales.

Fuenzalida plantea que en el contexto actual «ya no se diferencia tanto la vida social de la laboral. Las empresas, antes de contratar a alguien, efectivamente revisan perfiles sociales en la web, para evitar que exista una inconsistencia entre el cargo y la imagen de la persona».

Para Eduardo Barros, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad Católica de Chile y consultor organizacional, hay que hacer una diferencia entre plataformas laborales y sociales. LinkedIn, por ejemplo, es una vía de difusión laboral.

«Que los empleadores se metan en Facebook, es lo mismo que en la entrevista laboral se centren en la vida personal, que es irrelevante. No debiera ser un punto de búsqueda. Cuando selecciono a alguien, es por sus características, y recurrir a la red social lleva por un camino lleno de sesgo y de potencial discriminación», aseguró Barros.

De hecho, según LHH, el 43% de los empleadores que no contrataron a alguien fue debido a información del perfil social.

Si bien Fuenzalida reconoció el riesgo de ser rechazado, afirmó que «resguardar la propia privacidad también es una competencia que debe tenerse».