• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

El insomnio puede reducir la estatura y aumentar el peso

Como resultado de la privación de sueño, Robic sufrió ataques violentos de paranoia y alucinaciones | Foto: El Nuevo Día

Como resultado de la privación de sueño, Robic sufrió ataques violentos de paranoia y alucinaciones | Foto: El Nuevo Día

Un ejemplo humano de privación extrema de sueño es el de Jure Robic (1965-2010), un soldado esloveno que se volvió ciclista y ganó la Race across America, de 4.800 kilómetros, cinco veces

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Experimentos con ratas han mostrado que privarlas de sueño las mata en cuestión de dos semanas.

Nadie sabe exactamente por qué, pero antes de morir sufren un "colapso completo": consumen más comida de lo normal, pierden peso, les salen lesiones y úlceras en sus colas y patas y su cuerpo no puede regular la temperatura.

Un ejemplo humano de privación extrema de sueño es el de Jure Robic (1965-2010), un soldado esloveno que se volvió ciclista y ganó la Race across America, de 4.800 kilómetros, cinco veces.

Como no hay descansos establecidos, los competidores -que pueden seguir pedaleando sin dormir- aumentan la probabilidad de ganar significativamente.

Robic completó la carrera en 2004 en ocho días, con ocho horas de sueño y entró en los libros de récords por cubrir 834 kilómetros cada 24 horas.

Como resultado de la privación de sueño, Robic sufrió ataques violentos de paranoia y alucinaciones.

Hacia el final del evento, lloró incontrolablemente y fue visto saltando de la bicicleta para luchar contra atacantes imaginarios: osos, lobos o extraterrestres.

Imaginaba que las grietas en el camino eran mensajes codificados.

En una ocasión creyó que unos muyahidines lo estaban persiguiendo a caballo: su grupo de apoyo lo alentó a pedalear más rápido, fingiendo que ellos también los podían ver.

Francis Galton -un erudito, primo lejano de Charles Darwin, padre de la teoría de la eugenesia y la primera persona que publicó un mapa del clima- también inventó un "revividor del sentido común".

Era un artilugio parecido a un balde que periódicamente dejaba gotear agua sobre su cabeza para mantenerlo despierto durante sus largas horas de estudio.

En 2011, la autoridad de seguridad vial de Irlanda advirtió que la técnica que utilizaban algunos conductores de atrapar su cabello en el techo corredizo del auto para mantenerse despiertos no funcionaba.

En 1878, un inventor estadounidense llamado Hrand Muncheryan se inventó un gorro que detectaba cuándo la cabeza de quien lo tenía puesto se empezaba a inclinar y encendía una alarma; la idea era que mantuviera a los conductores despiertos.

"Beachcomber" -un columnista cómico inventado por los escritores británicos D.B. Whindham-Lewis y J.B. Morton entre 1919 y 1975- se inventó un aparato para evitar que los jueces se quedaran dormidos en la corte, que enviaba un choque eléctrico cuando un ujier apretaba un botón.

Según Beachcomber sólo se intentó usar dos veces, y en la segunda no funcionó pues el ujier también se había quedado dormido.

El insomnio puede reducir la estatura y aumentar el peso.

El suministro de la hormona humana del crecimiento es regulado por patrones de sueño, así que los trastornos reducen el crecimiento.

Además, el sueño es clave en la regulación neuroendocrina que, entre otras cosas, controla el apetito, de manera que no dormir puede engordar.

El riesgo de sufrir de presión sanguínea alta, derrames y enfermedades cardíacas aumenta severamente si rutinariamente uno no duerme suficiente, mientras que la diabetes y la obesidad están siendo vinculadas cada vez más a los problemas con el sueño.

El Centro Nacional de Trastornos del Sueño de Estados Unidos estima que 70 millones de la población de ese país tiene problemas para dormir, y que la pérdida de productividad debido a ello le cuesta a la economía estadounidense unos $100 millardos al año.

En el Hospital Epworth de Melbourne, Australia, en 1991, crearon la escala de somnolencia Epworth para ayudarles a los doctores a diagnosticar los trastornos del sueño.

Los sujetos estiman la probabilidad de quedarse dormidos (en una escala de 0 a 3) en ocho situaciones distintas durante el día, y luego se suman los puntajes.

0-6 indica que uno duerme lo suficiente, 7-8 es promedio, mientras que cualquier resultado mayor de 9 implica que debes acudir a un especialista lo más pronto posible.