• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Game of Thrones 6x07: "El hombre roto"

En "The Broken Man", Margaery Tyrell (Natalie Dormer) no ha olvidado dónde están sus lealtades. | Foto: HBO

En "The Broken Man", Margaery Tyrell (Natalie Dormer) no ha olvidado dónde están sus lealtades. | Foto: HBO

Jon Snow, Sansa Stark y Davos Seaworth buscan apoyo para su causa en el más reciente episodio de la serie de HBO

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Game of Thrones, al mostrar un conflicto armado, el panorama está en constante cambio. Nadie que haya sobrevivido a la Guerra de los Cinco Reyes vive del mismo modo en que empezó.

En "The Broken Man" ("El hombre roto"), personajes golpeados por la vida alzan la cabeza, a sabiendas que puede ser lo último que hagan.

Un hombre roto, a pesar de su condición, puede ser peligroso y no debe ser subestimado. Sandor Clegane (Rory McCann) puede ser descrito así, de forma literal o figurativa. El episodio empieza con él, quien consiguió sobrevivir a su lucha contra Brienne de Tarth (Gwendoline Christie) gracias a un religioso de la fe de los siete. Cada una de sus escenas es recordatorio de lo que hizo en su peor época, o la mejor, dependiendo de quién lo juzga.

El "Perro" fue una herramienta que empezó a vivir de verdad al escapar de King's Landing, aunque al hacerlo no halló nada que valga la pena. Al ver el trabajo de la Hermandad sin Estandartes, quienes mataron a la gente con la que compartió los últimos meses, tampoco está más conforme con su vida; pero ahora tiene una razón para alzar la espada, o el hacha, por lo que es correcto.

En King's Landing es evidente el cambio en Cersei Lannister (Lena Headey) y Margaery Tyrell (Natalie Dormer), quienes deben enterrar su orgullo para enfrentar al High Sparrow (Jonathan Pryce).

La primera reconoce sus errores ante Olenna Tyrell, la cual prefiere ignorarla, pues "la Reina de las Espinas" tiene asuntos más graves en qué pensar, como el bienestar de su nieto Loras, aún prisionero de la fe de los siete. Margaery se zambulló en el largo juego para ganarse la confianza del High Sparrow y la septa Unella, pero se toma el trabajo de transmitir un mensaje a su abuela: Highgarden no ha sido olvidado.

Al norte de Westeros todo está lleno de cambios. La casa Mormont es gobernada por Lyanna (Bella Ramsey), niña que jamás esperó tener dicha labor, pero que la lleva a cabo con firmeza. Los Glover mandan a rodar a los Stark por no haberles ayudado en su lucha contra los hijos del hierro.

Los "salvajes", enemigos históricos del Muro, ayudarán a Jon Snow. Y Sansa Stark (Sophie Turner), quien no quería saber nada con Littlefinger y el ejército de la casa Arryn, les envía un cuervo. Nunca se muestra al destinatario, pero se sobreentiende. Todos se han visto afectados por la guerra y han tenido que adaptarse.

El norte no está perdido para los Stark, pues Brienne está en camino a Riverrun para pedir el apoyo de Brynden Tully (Clive Russell) en la lucha contra Ramsay Snow. Ella no se deja ver en "The Broken Man", pero sí Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau), con el cual comparte una serie de derrotas.

En la fortaleza de la tierra de los ríos, el Mata Reyes ofrece al Pez Negro la opción de rendirse, pero la oferta es rechazada, pues Brynden está listo para un asedio de dos años. Aquí vemos a Jaime Lannister en su elemento, ser ingenioso contra rivales miserables como los Frey y mucho más ingenioso contra un Tully; aunque esto último no funcione.

Quien ha vivido bajo esa lógica es Arya Stark (Maisie Williams). La hija menor de Ned ha hecho cosas horrendas para sobrevivir, sea matar, robar o traicionar. Sus últimos días de vida podrían darse en Braavos, donde una sirvienta de la Casa de Blanco y Negro la apuñala mortalmente. Ella abrazó el cambio desde el día uno, pero eso no la salvó.

Con "The Broken Man", "Game of Thrones" avanza poco en su historia, lo cual es malo cuando el resto de elementos que compone una narración audiovisual queda relegado. En este caso no fue así, pues tuvimos desarrollo de personajes (posiblemente los mejores momentos de Theon esta temporada), así como diálogos rápidos y efectivos; algo que "The Red Woman", no consiguió. Como "Blood of my Blood", pero sin sus defectos, este fue un episodio como el de las mejores temporadas; tendencia que, esperemos, se mantenga en lo que resta de la historia este 2016.

Este es un avance de lo que se verá en el episodio ocho de Game of Thrones: