• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Deadpool, la película de “anti-superhéroes” que aspira a romper los esquemas de Hollywood

La película se estrenará en Venezuela el próximo 12 de febrero | Foto Captura

La película se estrenará en Venezuela el próximo 12 de febrero | Foto Captura

La cinta protagonizada por Ryan Reynols sigue las aventuras de un justiciero muy distinto a los demás personajes de su casa editorial, Marvel. Su director, Tim Miller, cuenta detalles de esta producción que debutará el próximo 12 de febrero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El próximo jueves llegará a Venezuela uno de los proyectos cinematográficos más innovadores del universo Marvel: Deadpool. Se trata de la adaptación de una historieta relativamente “joven” —debutó en 1991— y expone a un héroe muy distinto a los que se suele ver en las megaproducciones de Hollywood. En oposición a figuras como Thor, Iron Man o Hulk, Deadpool es un tipo inestable, extrovertido y con problemas para comunicarse de forma correcta y asertiva con su entorno.

La primera película basada en el personaje creado por Rob Liefeld y Fabian Nicieza es protagonizada por Ryan Reynolds, quien anteriormente dio vida a Linterna Verde en la película de DC Comics estrenada en 2011 (con tibios resultados de taquilla).

Conocido también como el “mercenario bocón”, o “bocazas”, el hombre tras Deadpool, Wade Winston Wilson, se convierte en su alterego después de haber pasado por el proyecto Arma X, el mismo que modificó genéticamente a Wolverine. El personaje se somete al experimento para curarse de un cáncer terminal, pero como consecuencia queda desfigurado, insensible al dolor y con capacidad para regenerarse de cualquier tipo de herida.

“Es uno de los mejores guiones que he leído y por eso quería hacer la película con tanta vehemencia”, dice al referirse a esta novedosa cinta el director Tim Miller.

Se trata del primer trabajo de Miller como cineasta para la gran industria de Hollywood, pues antes se había centrado en la producción de efectos especiales y animaciones a través de su compañía, Blur Studio.

“Soy un aficionado de Marvel, así que he leído toneladas de comics de Deadpool. El Capitán América es muy serio y los X-Men también son muy serios, pero Deadpool es uno de los pocos que tiene otro sentido del humor, y que no se toma muy en serio. Es mi alter ego en las historietas”, cuenta el realizador nominado al Oscar 2005 por el corto animado Gopher Broke.

La cinta se anunció en mayo de 2009, y Miller fue contactado para hacerse cargo de la dirección en 2001. Pero el proyecto se pospuso por un tiempo, por problemas de financiamiento y de confianza por parte del estudio a cargo, Warner Bros.

“Cuando no se hizo la película, los escritores y yo, y también Ryan, nunca nos dimos por vencidos. Mi agente me dijo, ‘Hombre, tan solo aléjate’ pero estaba demasiado enamorado del proyecto. Seguimos presionando, logramos que se involucraran otras personas en las que Fox confía, y ellos dijeron 'Miren, tienen que hacer esta película”, dice con sinceridad el realizador.

Miller explica que la aprobación surgió gracias a dos hechos claves: “Fueron filtradas en internet las tomas que habíamos hecho, y se nos unió Simon Kinberg para producir. Fox le tiene mucha confianza y él es el verdadero guardián de todos los asuntos de Marvel en Fox. Simon les dijo: ‘Miren, el guión es grandioso, y Tim no es del todo un perdedor. De verdad creo que deben de hacer ésta película”. Y ese apoyo de Kinberg (productor de la franquicia X-Men y de cintas como la nominada al Oscar Operación rescate), fue clave para impulsar la cinta.

Una de las principales cualidades de la historieta es que el protagonista suele traspasar la distancia que lo separa del lector. Es lo que se denomina “romper la cuarta pared” (o seguir el esquema brechtiano, para los más puristas). La serie House of Cards se caracteriza por el uso de este recurso. Pero hacerlo no es fácil.

“El reto fue hacer que funcionara una narrativa fracturada”, explica Miller. “En el papel funciona bastante bien, pero tienes que hacer ajustes cuando la filmas y editas, y esa es la parte difícil. Pero, de nuevo, creo que mi ignorancia sirvió, en el sentido que no me preocupé demasiado”, señala.

La cinta se estrenará a nivel internacional a contar de esta semana, pero aunque aún no está en cartelera, ya generó una polémica en China, pues el gigante asiático (y el segundo mejor mercado cinematográfico) la censuró por su lenguaje, escenas de desnudos y violencia.