• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Un holandés tuvo 98 hijos en los últimos 12 años

Cada vez más parejas no hispanas eligen nombres latinos para sus bebés / BBC Mundo

Cada vez más parejas no hispanas eligen nombres latinos para sus bebés / BBC Mundo

En su página web también cuenta con fotografias personales, en caso de que alguno de los niños quiera conocer sus raíces al crecer y con una lista de los infantes producto de su fertilización

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ed Houben, es un holandés de 45 años muy altruista. Actualmente tiene 98 hijos con diferentes mujeres y esto debido a que desde el 2002 se dedica a la desinteresada práctica de ser donante de esperma.

Al principio Houben, acudía a los bancos de esperma para depositar su muestra como donación. Luego, preocupado por no saber quien podía usar su muestra, colgó su propia página en la web y la donación fue de manera directa. Actualmente mantiene relaciones sexuales con las mujeres receptoras ya que de esa manera "asegura mayores probabilidades de concebir".

En su página web también cuenta con fotografias personales, en caso de que alguno de los niños quiera conocer sus raíces al crecer y con una lista de los infantes producto de su fertilización, todo esto para evitar de que lleguen a relacionarse entre ellos.

POR AMOR AL ARTE
Houben, quien asegura que esto lo realiza por "la hermosa esperanza de crear una nueva vida que será amada y cuidada", es muy solicitado por parejas de lesbianas, madres solteras o parejas con problemas de fertilidad. Este holándes que ha sido calificado como "el hombre más viril de Europa" garantiza un éxito de concepción del 80%.  

Sin embargo, y contrario a lo que cualquiera podrÍa pensar, Ed no sostiene relaciones con la primera mujer que acude a solicitarlo. Primero mantiene conversaciones con las receptoras y evalúa a estas mujeres de una forma muy peculiar, deben lograr convencerlo de que él se sentiría bien con ellos si es que fuera un niño.

Además explica que al principio obligaba a las receptoras a firmar un acuerdo en el cuál se negaban a denunciarlo con fines económicos. Ahora sólo confía en la buena fe de estas mujeres que llegan con la esperanza de poder ser madres.