• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cómo hablarle a los adolescentes de pornografía

Si reaccionas con temor, tu hijo no entenderá para nada la lección, porque pondrá toda su atención en una sola cosa: en el hecho de tener un mal padre/ El Nuevo Día

Si reaccionas con temor, tu hijo no entenderá para nada la lección, porque pondrá toda su atención en una sola cosa: en el hecho de tener un mal padre/ El Nuevo Día

Consejos para tener estas conversaciones importantes con tus hijos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pregunta

Acabo de descubrir que mi hijo adolescente está mirando pornografía con sus amigos. Es tal mi disgusto que no puedo dormir ni comer, pero me pone muy nerviosa sacar el tema porque estoy bastante segura de que lo negará y se enojará conmigo. ¿Tienes algún consejo para poder conversar sobre esto de la manera correcta y proteger a mi hijo?

Respuesta

Primero que nada, no lo pospongas más. Debes empezar a conversar sobre la pornografía con todos tus hijos en edad escolar con frecuencia. Los estudios muestran que debido a los smartphones, los niños ya quedan expuestos a la pornografía a los siete años de edad en la escuela. Por lo tanto, debes plantearles el tema con frecuencia a todos tus hijos.

En segundo lugar, no entres en pánico ni reacciones de manera emotiva frente a este problema. Si lo haces, siempre será desde un lugar de miedo en vez de amor. Es muy importante (especialmente cuando lidias con tus hijos) que tu respuesta esté basada en el amor y la sabiduría en vez del temor. Me gustaría compartir contigo un proceso (que le enseñamos a nuestros clientes) para encontrar la respuesta más apropiada a cualquier problema o situación. Creo que sería útil en este caso.

1.    Toma una hoja de papel y escribe exactamente qué sucedió que te disgustó.

2.    Escribe todas tus opiniones respecto a cómo responder.

3.    Analiza cada opción de forma honesta e identifica aquellas basadas en el miedo, que se tratan exclusivamente de ti, y las que se fundamentan en el amor, con el foco puesto en lo que tu hijo necesita.

Cualquier respuesta emotiva que incluya gritos o reprender a alguien está basada en el miedo. Este tipo de reacciones no funciona porque son egoístas, irrespetuosas y se centran en hacerte sentir mejor, no en darle a tu hijo lo que necesita. También tienden a pintar a la otra persona como "mala" o "menos que" tú, lo que hará que se sientan poco amadas o valorizadas.

Además, si reaccionas con temor, tu hijo no entenderá para nada la lección, porque pondrá toda su atención en una sola cosa: en el hecho de tener un mal padre.

Debes elegir una respuesta basada en el amor, que mantenga el foco sobre tu hijo y la lección. Esta reacción debe darse sin juzgar y lograr que él se sienta amado y valorizado. Recuerda, tu hijo adolescente no es una mala persona por haber mirado pornografía, es una persona normal que fue expuesta a la pornografía por una curiosidad muy natural. Lo que le hace falta es algo de educación sobre por qué esto podría lastimarlo y perjudicar su vida en el futuro.

Estas son algunas de tus opciones para este caso:

1. Hacerle saber que estás muy decepcionada con él, callar y mostrarte fría con él durante un tiempo, para hacerle entender, lo que básicamente lo avergonzará

Esta es una respuesta inmadura ymanipulativa basada en el miedo. Tu indiferencia dejará muy claro que lo consideras peor que tú, y este tipo de conducta destruirá cualquier tipo de conexión entre ustedes. Además, es un enfoque egoísta e irrespetuoso, que transmite claramente el mensaje de que tu amor es condicional.

2. Enojarte, estallar, gritar, quitarle privilegios, darle un sermón o responder de forma emotiva

Este tipo de respuesta también tiene que ver con tus temores. Sé que estás asustada. Temes que tu hijo se meta en problemas, que se desvíe del camino correcto en la vida o se vuelva una mala persona, y todo eso daría una mala impresión de ti. Pero si haces de esto algo sobre ti y tu miedo, tu hijo se resentirá contigo por ello. Este tipo de respuesta también correrá el foco del problema (su curiosidad por el sexo y su búsqueda de respuestas) hacia tener malos padres.

Esto también te dejará sin saber qué está pasando realmente con tu hijo, porque esta respuesta crea una situación en la que tu hijo no se sentirá cómodo hablando contigo sobre lo que piensa y siente y por qué sucedió lo que sucedió.

El otro problema con quitar privilegios y castigarlo es que no detendrá su conducta. Si él quiere mirar pornografía, tendrá muchas oportunidades para hacerlo cuando no estés. Por lo tanto, tratar de imponer una buena conducta no funcionará. Debes lidiar con esto de forma tal que lo ayudes a decidir que ese comportamiento no es bueno para él, para que no quiera hacerlo incluso si no estás presente.

3. Tener una conversación de validación mutua con él

Si no sabes cómo hacerlo, hay una planillaen mi sitio web que explica los pasos. Básicamente, se trata de una conversación en la que ambas partes terminan sintiéndose valoradas, respetadas y escuchadas. Antes de tenerla, debes dejar tus miedos en la puerta y asegurarte de que tu foco esté en escuchar y validarlo a él primero.

También debes tomar la decisión consciente de verlo como tu igual: un ser humano en proceso con dificultades y miedos pero maravilloso, que aprende y crece cada día. No debes situarte desde una postura que juzga ni verlo como inferior a ti. Debes permitirle ser humano, cometer errores y ser imperfecto y aun así merecedor de tu amor y respeto.

Luego, debes pasar cierto tiempo haciéndole preguntas y escuchándolo (todo el tiempo que desee hablar contigo). Puedes aprender cosas importantes sobre tus hijos si creas un espacio seguro en el que puedan compartir sus verdaderos pensamientos contigo. Para hacer esto, debes situarte en una posición desprejuiciada y escuchar más de lo que hables. Debes preguntarle qué piensa y siente sobre la pornografía y sus experiencias con ella, y sólo escuchar. Debes asegurarte de que la meta número uno de la conversación sea dejarle claro que lo amas incondicionalmente, que lo valorizas y que crees que una persona buena y maravillosa. La meta secundaria será compartir tu opinión sobre la pornografía y por qué es un problema. Pero siempre hay que anteponer el amor y la comprensión o no funcionará.

Puedes hacerle preguntas sobre su curiosidad y hacerle entender que es algo normal. Puedes preguntarle qué piensa de la pornografía y qué peligros entraña. Pregúntale si entiende cómo podría afectar sus relaciones en el futuro. Cuantas más cosas preguntes —dándole la oportunidad de expresar exactamente lo que tú ibas a decirle—, mejor.

Después de haberlo escuchado en serio y que él se sienta amado, podrías preguntarle si estaría dispuesto a escuchar tus preocupaciones respecto a la pornografía. Puedes explicarle porque no la miras, cómo puede cambiar la forma en la que miras a las chicas y por qué eso es un problema, como crea expectativas irrealistas sobre el sexo y hasta puede transformarse en una adicción. Esa es tu oportunidad para compartir tus valores y por qué decidiste vivir como lo haces. Hay una excelente publicación de blog sobre los efectos de la pornografía a largo plazo que tal vez te ayude a entender qué enseñarle a tu hijo.

Debes ayudar a tu hijo a ver por qué no debería_querer_mirar pornografía. No puedes protegerlo porque no siempre andarás cerca. Él tiene que entender los peligros y decidir protegerse a sí mismo.

Entiendo que el planteo basado en el amor que acabo de describir exige mucha madurez, sabiduría, amor y compasión, pero puedes hacerlo. Haz a un lado tus miedos al respecto y habla con él con amor. Si lo haces, puede que lo maneje mejor de lo que crees.

Si reacciona con furia, comprende que está expresando su vergüenza y su dolor. Déjalo ser y no te lo tomes como algo personal. No se trata de ti. Tan sólo continúa diciéndole que lo amas incondicionalmente, que crees en él, y que estás disponible si alguna vez él desea hablar.

Tú puedes.