• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Donde ser gordo aún es símbolo de bienestar

Tradicionalmente los isleños se alimentaban de comida cruda, frutos y vegetales, ahora de comida procesada | El País | Uruguay | GDA

Tradicionalmente los isleños se alimentaban de comida cruda, frutos y vegetales, ahora de comida procesada | El País | Uruguay | GDA

La comida procesada y el sedentarismo han convertido a las islas del Pacífico Sur en los países con mayor índice de obesidad en el mundo, difícil de erradicar en una región donde engordar es casi un símbolo de estatus

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El problema afecta especialmente a Nauru o Samoa. En esos países abundan las bebidas con gas, el pollo frito y la comida procesada barata, como resultado de acuerdos comerciales. La OMS trabaja en programas de concientización en escuelas y lugares de trabajo, pero la población prefiere los alimentos procesados, a veces, hasta por un tema de estatus. En Kiribati las mujeres incluso hablan de la necesidad de engordar para conseguir marido.

En las islas del Pacífico, marcadas por una tradicional tendencia a celebrar copiosas comidas y a engordar como símbolo de bienestar, ahora abundan las bebidas con gas, el pollo frito y la comida procesada barata como resultado de los acuerdos comerciales que les han obligado a reducir las barreras a las importaciones. El problema afecta especialmente a países isleños como Nauru o Samoa.

"En muchas ocasiones no tienen alternativa, abunda la carne con exceso de grasa y comida procesada como sopas de fideos. No hay apenas pasta y la fruta y la verdura es escasa o muy cara", explica a Efe Peter Sousa Hoejskov, técnico del Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Pacífico Sur en Fiyi.

"En otros países la gente tiene alternativas, aquí hay muy pocas", apunta Sousa Hoejskov en una entrevista por Skype. "La mayoría de la comida es importada, hay muy poca producción en la región, excepto en algunos países como Fiyi o las Islas Salomón. Algunos países llegan a importar el 95 por ciento de la comida que consumen", afirma el técnico de la OMS.

Por estatus.

Los isleños tradicionalmente se alimentaban de comida cruda, de los frutos y vegetales que producían en sus islas, muchas de ellas en peligro de desaparecer por el cambio climático, pero ahora se inclinan más por comer los alimentos procesados, a veces incluso como un símbolo de estatus.

Nauru, con el 71 por ciento de su población obesa, encabeza la lista de la OMS de países con mayor porcentaje de habitantes con un índice de masa corporal (IMC) por encima de 30, el nivel de obesidad, ya que lo normal es entre 18,5 y 25.

El segundo puesto lo ocupa Islas Cook, con un 64,1 por ciento de obesos, seguido de Tonga (59,6 por ciento), Samoa (55,5 por ciento), Islas Marshal (50,7 por ciento), Palau (46,5 por ciento) y Kiribati (45,8 por ciento).

La OMS lucha contra la obesidad con programas de concienciación en escuelas y lugares de trabajo, así como otras medidas para aumentar los impuestos a los productos nocivos y subvenciones para los alimentos saludables.

"Nuestras campañas en los colegios cubren unos 84 centros en una docena de países y nuestras campañas para cambiar hábitos llegan a miles de personas, pero aún queda mucho por hacer", reconoce Sousa Hoejskov.

En su opinión, la OMS ha hecho un buen trabajo en relación con la concienciación, ya que antes muchos isleños desconocían qué dietas eran saludables o no, mientras que se necesita más esfuerzo para cambiar los malos hábitos y frenar la avalancha de comida procesada.

Los gordos pagan más.

El sobrepeso llegó a suponer tal problema que incluso Samoa Air se convirtió el año pasado en la primera aerolínea del planeta en cobrar sus pasajes de acuerdo al peso del cliente. Aunque parezca descabellada, la medida ha sido la solución que encontró esta línea aérea para el problema del sobrepeso en estas naciones del Pacífico, cuyos habitantes son de por sí altos y gruesos.

El director ejecutivo de Samoa Air, Chris Langton, valora positivamente la medida que, en su opinión, establece un método más justo para cobrar por los kilogramos que ocupa el pasajero y su equipaje."La compañía continúa recibiendo más visitas en su página web que cualquier otra institución en la isla, así que hay mucho interés en la política de pagar por peso", señala Langton.

Alexandra A. Brewis relata en su libro "Obesidad: perspectivas culturales y bioculturales" que en Nauru faltaba la comida fresca y abundaba el atún en lata, mientras que a su paso por Kiribati, donde muchas mujeres padecían de obesidad, no se hablaba del sobrepeso sino de la necesidad de engordar de la autora para atraer a un potencial marido.

Por ejemplo en Tahití, otrora paraíso del pintor francés Paul Gaugin, también se practica el ritual ha`apori ("ganar grasa", en la lengua local), que consiste en seleccionar a jóvenes, varones y mujeres de familias de la elite, a los que ceban con alimentos y bebidas fermentadas para hacerlos más atractivos sexualmente.

Pero tanto ingerir alimentos no saludables y la falta de ejercicio ha provocado que la obesidad, junto con la diabetes, muy relacionada con el sobrepeso y la mala alimentación, se conviertan en las principales causas de muerte del Pacífico.

El año pasado, el científico Ian Anderson, quien lideró un estudio de la Universidad Nacional Australiana, remarcó que datos de 1933 no mencionaban que la diabetes haya sido un problema sanitario en Nauru, donde actualmente ésta es una de las principales causas de fallecimiento.