• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

El fiestero príncipe Enrique de Inglaterra cumple 30 años

Luego se trasladará a Sao Paulo, donde conocerá un proyecto municipal dedicado a la recuperación de personas adictas al crac / Foto Archivo

Hoy, este príncipe que con casi trece años caminó detrás del ataúd de su madre el día del funeral en Londres, el 6 de septiembre de 1997, es hoy un chico más tranquilo y respetado por haber estado destinado en Afganistán en dos ocasiones / Foto Archivo

Con alma de juerguista, el príncipe Enrique de Inglaterra, considerado el soltero británico más codiciado, cumple hoy 30 años convertido en millonario y sin que suenen campanas de boda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El hijo menor del príncipe Carlos y Diana de Gales llega a la treintena sin estar comprometido con ninguna chica, pero el día de su cumpleaños celebrará los 10 millones de libras ($16 millones, aproximadamente) que recibirá de la herencia que le dejó su madre tras su muerte en París en 1997.

Enrique tiene derecho a una parte del patrimonio al igual que lo tuvo su hermano, el príncipe Guillermo, al llegar a los 30, si bien ambos están obligados a pagar los impuestos de herencia correspondientes, que alcanzan a varios millones de libras.

Este monto será una buena compensación ya que el sueldo del pelirrojo Enrique como capitán del Ejército es de 46,616 euros anuales ($60,412)

Con rostro de niño y su sonrisa constante, Enrique se ha ganado el respeto de los británicos por su visible sensibilidad hacia los más necesitados y su compromiso con los excombatientes.

Atrás han quedado los escándalos que acapararon la atención de los medios, como alguna que otra borrachera, la aparición en una fiesta de disfraces vestido de nazi en 2005 o las fotos en las que aparecía desnudo en una juerga en un hotel de Las Vegas en 2012.

El uniforme nazi, cuya instantánea sacó el tabloide británico "The Sun" en su portada, provocó un gran malestar en un país aún sensible a las atrocidades cometidas en la Segunda Guerra Mundial, ya que aún hay excombatientes vivos.

Pero es que Enrique tiene fama de ser el "alma" de la fiesta, como cuando montó una discoteca en el palacio de Buckingham el día de la boda del duque de Cambridge con Catalina -el 29 de abril de 2011-, a la que acudieron sus jóvenes amigos y después de que ya se marchase su abuela, la reina Isabel, y otros invitados.

Su personalidad divertida también le ayudó a que su viaje oficial por el Caribe que hizo en 2012 con motivo de los sesenta años del trono de la soberana británica, de 88 años, fuese un auténtico éxito por la buena acogida que su gira tuvo en los medios.

Hoy, este príncipe que con casi trece años caminó detrás del ataúd de su madre el día del funeral en Londres, el 6 de septiembre de 1997, es hoy un chico más tranquilo y respetado por haber estado destinado en Afganistán en dos ocasiones.

Está sobre todo comprometido con las fuerzas armadas británicas, además de hacer trabajos benéficos para niños necesitados en África, algo que lo asemeja mucho a su madre.