• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

10 festivales que debe visitar antes de cumplir 30

El Internacional highline festival consiste en colgar una hamaca en los Alpes italianos / Foto youtube

El Internacional highline festival consiste en colgar una hamaca en los Alpes italianos / Foto youtube

Cuando se llega a los 30 años el cuerpo ya no es el mismo. Las responsabilidades y el cansancio consumen a un ritmo diferente por lo que antes de alcanzar esa edad hay cosas de las que uno no se puede perder para poder disfrutarlas al máximo como estos coloridos y extravagantes festivales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Expedia, una de las agencias de viajes más grandes en el mundo, recomienda estos 10 festivales a los que debe acudir antes de que el elevador llegue al tercer piso.

Festival de los Faroles en Pingxi-Taiwan. El 26 y 28 de enero y el 4 y 6 de febrero, alrededor de 5.000 linternas cuelgan desde las casas y negocios en Nueva Taipei. El origen de esta tradición tiene lugar en la costumbre de que los habitantes encendieran sus linternas para avisar que estaban bien; hoy es un símbolo de paz y prosperidad.

Festival de las noches blancas/velas rojas en San Petesburgo-Rusia. La posición geográfica de esta región permite que durante las noches de finales de mayo y principio de junio, el cielo adquiera un brillo tan intenso que parezca que es de día. Al espectáculo natural se le suman fuegos artificiales, conciertos y representaciones de batallas piratas en el río Neva.

Festival de Pflasterspektakel, Austria. Más de 300 artistas callejeros inundan las calles de Linz y realizan todo tipo de suertes como malabarismo, acrobacia, pantomima, bufonería, actos musicales e improvisaciones teatrales. Esto se lleva a cabo en el mes de julio y la única paga que los artistas se llevan es el aplauso y admiración del público, pues son actos gratuitos.

Internacional highline festival-Italia. Si le gustan las emociones fuertes y la buena vista no se pierda este evento en el que es costumbre colgar una hamaca en los Alpes italianos y pasar el rato admirando el paisaje, leyendo un buen libro o tocando música. Si no es tan aventurero podrá encontrar buenos bares y restaurantes cerca del lugar.

El festival de bosque eléctrico en Michigan-Estados Unidos. El dinero recaudado en este evento de cuatro días se dona directamente a la comunidad más cercana al bosque. Disfrute de música electrónica, jam y juegos de luces en medio del bosque. Seguro se llevará un recuerdo inolvidable.

Up helly Aa o Festival del Fuego en Shetland-Escocia. En Lerwick, la capital de las islas de Shetland, miles de personas marchan por las calles con vestidos tradicionales y antorchas que finalmente son lanzadas a una enorme réplica de un barco vikingo. Esta legendaria festividad marca el final de la Navidad y por eso es celebrada en invierno.

Festival de las luces de invierno en Kuwana-Japón. Más de siete millones de luces LED adornan el jardín botánico Nabana No Sato para celebrar la llegada del invierno. Las luces se alimentan de energía solar por lo que no es grande el impacto ambiental.

Festival Burning Man en Nevada-Estados Unidos. Anualmente se crea una ciudad llamada Black Rock que recibe 50 mil visitantes en busca de un espacio para la autoexpresión donde no dependan de los bienes materiales y puedan disfrutar de la naturaleza y el arte. Esto sucede la primera semana de septiembre y al final todos se reúnen para quemar un gigante hombre de madera. Cuando el evento termina los asistentes recogen absolutamente todo y no dejan rastro de la ciudad construida.

Inti Raymi, Festival del Sol-Perú. Cada 24 de junio en la ciudad de Cuzco se llevan a cabo danzas en trajes tradicionales del pueblo Inca para conmemorar lo que antiguamente era el inicio de año. Esto se debe a que precisamente en ese día el sol se encuentra en su punto más distante de la Tierra y en esa fecha se adoraba al dios Inti (Sol).

Holi, el Festival de los colores-India. Aunque hay ediciones en muchos países, el original comenzó en India para celebrar el triunfo del bien sobre el mal. Tras encender una fogata, polvos de colores se lanzan al aire para simbolizar el esparcimiento de la felicidad.