• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Siete extrañas herramientas para prevenir y combatir las arrugas del rostro

Esta barra masajeadora está fabricada con ¡oro!, y promete solucionar la flacidez y rejuvenecer el cutis del rostro

Esta barra masajeadora está fabricada con ¡oro!, y promete solucionar la flacidez y rejuvenecer el cutis del rostro

Aunque en internet se pueden encontrar muchísimas más, seleccionamos éstas para que las conozcas. ¿Usarías alguna?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La lucha por evitar que el paso de los años se advierta en el cuerpo, sobre todo en el rostro, no tiene fin, y las mujeres -y también los hombres- son capaces de recurrir a cualquier cosa con tal de detener el tiempo. De esta manera, al sinnúmero de cremas, serum y lociones antiarrugas que existen en el mercado, se suman diversos aparatos que buscan el mismo objetivo.

La mayoría de estos implementos son de origen japonés y están basados en la idea de que los músculos faciales deben ser entrenados de la misma forma como se ejercitan los de otras partes del cuerpo. De esa manera se logra fortalecerlos y tensar la piel, logrando un efecto lifting.

A continuación se presentamos siete de estas extrañas herramientas, pero en internet se pueden encontrar muchísimas más. ¿Te animarías a utilizar alguna?

- Almohadas: ¡Qué mejor que una almohada mullida para un buen descanso! El problema es que al posar la cabeza sobre ella, el rostro se llena de pliegues que según el blog de belleza "The Beauty Department", son posibles de evitar. ¿Cómo? Con una almohada antiarrugas. En internet se venden varias, como la Wrinkle Prevention Memory Foam Pillow, creada por la experta en temas del sueño Patty Colman, cuya forma permite apoyar la cabeza de modo que el rostro nunca toca la almohada. Esto ayuda a que no se formen líneas, así como también a que las cremas y otros productos de belleza nocturnos queden en la piel. Además, su funda de satín evita que el cabello se enrede.

Otra alternativa es "The sleep Wrinkle pillow" de Juverest, que fue diseñada por un cirujano plástico y funciona de manera parecida a la anterior, es decir, evita que el rostro entre en contacto con la superficie de la almohada. Y además de ayudar a prevenir la aparición de arrugas, sus creadores también aseguran que promueve la correcta alineación del cuello y espalda.

- Sistema de ejercicio: El Facial-Flex System fue creado originalmente para tratar la microstomia (contricción severa de los músculos que rodean la boca) causada por quemaduras faciales profundas. Sin embargo, su uso pronto se extendió a la estética, ya que se descubrió que con él se podían obtener resultados similares a los lifting faciales, sin necesidad de recurrir a una cirugía.

Básicamente se trata de un dispositivo que se instala de forma horizontal entre los labios, ubicando sus extremos plásticos en las comisuras de la boca. La idea es apretarlo, formando un óvalo con ésta, y luego soltarlo, haciendo entre 30 y 40 repeticiones durante dos minutos y dos veces al día (mañana y noche). Según Facial Concepts -la compañía que lo desarrolló-, estos ejercicios fortalecen los músculos del área de la boca y mejoran la elasticidad de la piel, de manera que en sólo ocho semanas se logran resultados de rejuvenecimiento.

- Máscaras o cinturones: Su objetivo es levantar rostro y cuello, y minimizar líneas o arrugas. Algunas cubren todo a excepción de boca, nariz, ojos y orejas; mientras que otras envuelven la cabeza desde el mentón, dejando libre el rostro. Están hechas de neoprén o spandex, y la recomendación de los fabricantes es utilizarlas por entre 30 y 40 minutos con la piel limpia.

Otra opción es la Age-ru Face Maker, una máscara tirante que cubre desde debajo de los ojos y hasta debajo de la boca -dejando ésta y la nariz libres-, y que se afirma en las orejas. La idea es usarla durante 10 minutos intentando hacer fuerza en el sentido contrario para ejercitar los músculos del rostro. Además, está fabricada con caucho, de manera que también actúa como un sauna, ya que hace que la piel transpire.

- Barra masajeadora de ¡oro!: La  24 K Lift Bar with Hematite Stone utiliza 10 mil vibraciones por minutos para levantar la piel flácida y rejuvencer el cutis facial. En tanto, la piedra de hematita promueve la circulación de la sangre, calma y relaja, lo que ayuda a reducir las arrugas, además de limpiar la piel de bacterias que pueden encontrarse debajo de los poros por lo que también es útil para tratamientos de acné.

- Brasier facial: El Hourei Lift Bra promete combatir las líneas de expresión a través de una banda de silicona que se afirma con un elástico por detrás de la cabeza, baja por los pómulos y luego pasa por sobre el puente de la nariz, ejerciendo una suave presión en las mejillas.

- Antipapada: El Neckline Slimmer ejercita tanto los músculos del cuello, como los del mentón y los de las mejillas. Trabaja con tres niveles de resistencia, para fortalecer la musculatura y apretar la piel, dando un efecto de lifting. "Es un método antienvejecimiento rápido y fácil, que le quitará años a tu apariencia", asegura Paul Younane, su creador. La recomendación es utilizarlo durante dos minutos diarios, para así obtener los primeros resultados a los siete días de uso. A la cuarta semana se comienza a notar mejor tono y definición en la línea de la mandíbula, y entre la séptima y octava se logran los cambios más dramáticos.

- Boquillas: La clave para combatir las arrugas faciales es -al parecer- fortalecer los músculos del rostro y Pupeko es precisamente lo que pretende lograr. Se trata de una boquilla con un espacio en el centro, que se instala en la boca para respirar a través de ella en sesiones diarias  de 10 a 20 repeticiones. Fue desarrollada por Chikako Hirama, una dueña de casa japonesa a la que le preocupaban sus líneas de expresión, quien asegura que con ella se pueden entrenar y fortalecer los músculos de las mejillas y de la mandíbula, lo que permite eliminar los signos de envejecimiento.

Un objetivo similar tiene Face Slimmer , otra boquilla con forma de labios que se ajusta a la boca para realizar con ella determinados ejercicios que implican resistencia y, por lo tanto, fortalecen los músculos faciales. Se recomienda utilizarla por tres minutos diarios, durante los cuales se pueden ir diciendo las vocales para lograr mejores resultados.