• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La excéntrica visita del príncipe Carlos y su esposa Camila a Canadá

La excéntrica visita del príncipe Carlos y su esposa Camila a Canadá / La Nación/Argentina/GDA

La excéntrica visita del príncipe Carlos y su esposa Camila a Canadá / La Nación/Argentina/GDA

Junto a la duquesa de Cornualles, dieron de comer a un oso polar, tiraron avioncitos de papel y empuñaron un martillo de madera en una carpintería

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presencia militar de Canadá durante la Segunda Guerra Mundial fue el tema el principal de la visita a tierras canadienses del príncipe Carlos, heredero de la corona del Reino Unido, y de su esposa Camila, duquesa de Cornualles.

Pero más allá de ese motivo, el príncipe Carlos y su esposa Camila han tornado excéntrica su visita por los curiosos lugares que en los que han estado y las cosas que han hecho.

Carlos y Camila recorrieron diversos lugares canadienses despertando la curiosidad de los ciudadanos que los conocieron en sus trabajos cotidianos. Así, la pareja real visitó por ejemplo una planta de producción de los anteojos Google Glass en un centro de aplicaciones de desarrollo de software en Winnipeg.

En esa misma ciudad concurrieron al museo del osito Winnie the Pooh, donde también dieron de comer a osos polares en cautiverio.

En Winnipeg visitaron el Hangar Stevenson donde se divirtieron lanzando avioncitos de papel al aire y saludaron en el Bonshaw Park, en Isla del Príncipe Eduardo a atletas olímpicos canadienses.

Una de las fotos más polémicas fue cuando el Príncipe Carlos de Inglaterra recorrió una exposición de carpintería en Charlottetown , donde fue invitado a martillar un clavo de madera y a ver diversas esculturas.

Durante su visita en el Seaport Farmer's Market en Halifax, Carlos también tuvo oportunidad de acariciar un pato y saludar a unos granjeros disfrazados de verduras.

La pareja real concluyó una visita de cuatro días a Canadá, que comenzó en Halifax , e incluyó paradas en Pictou , Nueva Escocia , las localidades de Isla del Príncipe Eduardo de Charlottetown, Bonshaw y Cornwall y Winnipeg.

Visita oficial

Además de esas curiosas visitas, Carlos y Camila fueron recibidos por el gobernador general, David Johnston y pusieron una ofrenda floral en el monumento que recuerda a los soldados canadienses caídos en la Segunda Guerra Mundial.

El príncipe realizó un discurso, en inglés y francés, en el que señaló tanto el hecho de celebrar con los ciudadanos de Halifax el arribo del verano, como recordar la participación extraordinaria de Halifax y de todo Canadá durante la conflagración mundial de 1939 al 1945.

Por su parte, el ministro de Justicia, Peter McKay, en representación del primer ministro Stephen Harper, señaló la importancia de la presencia de la pareja real, ya que ello reforzaba los vínculos entre Gran Bretaña y Canadá.

Aunque no faltaron opiniones contrarias a la realeza, en los "tiempos modernos", sin embargo, la gente que se encontraba en el lugar pugnaba por acercarse a ver a la pareja real.

El príncipe Carlos también dio un paseo por los jardines públicos de Halifax, por los mismos lugares donde paseó años atrás con la princesa Diana. Allí plantó un árbol, como lo hizo su abuelo el rey George VI en junio de 1939.

En este paseo por los jardines públicos no estuvo presente Camila. Durante ese tiempo la duquesa estuvo en Northbrook, en las afueras de Dartmouth, donde se reunió con la asociación Alice Housing, que otorga ayuda y refugio a mujeres y sus hijos, víctimas de violencia familiar.