• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Siete errores que hay que evitar en una relación de pareja

Una buena relación es la que mantiene un equilibrio en el dar y recibir / Foto: Thinkstock

Una buena relación es la que mantiene un equilibrio en el dar y recibir / Foto: Thinkstock

La coach Marty Brito sostiene que no basta quererse para que ambos sean felices 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Todos queremos vivir relaciones plenas, pero si se actúa de la misma forma sin aprender de lo experimentado en amores anteriores no hay crecimiento.

“Una relación buena se podría definir cuando funcionan las cuatro patitas de una mesa, que es ahí donde se sostiene la relación”, dice la coach Marty Brito. 

“Estas cuatro partes son el respeto, confianza, buena intimidad y que el otro sea mi primera opción”, agrega.

Sin embargo, la experta dice que la mayoría de las personas tiene pocos modelos de buenas relaciones de pareja. “Y la publicidad o las películas transmiten mensajes de relaciones frívolas, concentradas en las apariencias. Entonces, no aprendemos a ser pareja”, sostiene.

La ilusión de que uno se casa o se empareja con el príncipe azul que nos salva y hace felices, en la práctica no ocurre. “Desde mi experiencia no basta quererse para ser feliz en pareja, es mucho más”, asegura.

Para Brito, lograr construir un vínculo estable no se trata de relacionarse mediante el ensayo y error. Indica que muchas personas salen de una relación y empiezan otra, pero en esa nueva se encuentran con las mismas dificultades que en la anterior.

“Nadie está para hacernos felices, ser feliz es una decisión personal y tiene poco que ver con lo externo”, declara.

Para la terapeuta de reiki Catherine Mendy,  una buena relación es la que mantiene un equilibrio en el dar y recibir.

“Creo que un indicador es cuando no violenta nuestros valores y lo mejor es que potencia lo que nos gusta de nosotros mismos, nuestras fortalezas y ese intercambio y apoyo es mutuo”, dice Mendy.

El origen

En el Coaching Contextual, cuenta Brito, se plantea que la guerra más antigua es entre los dos sexos y que si no existiera, viviríamos felices disfrutando las diferencias.

“En nuestro inconsciente colectivo tenemos una opinión no favorable del sexo opuesto, se ve en los chistes, los clichés, el cine y, a la vez, tenemos una enorme nostalgia de vivir relaciones satisfactorias”, comenta.

Pero con esa actitud sarcástica sobre hombres y mujeres se estaría reforzando el juicio negativo. Por lo tanto, si la intención es mejorar la relación de pareja, la lógica indica que se hará todo para que así sea. Pero si nuestra intención es tener razón, no se lograría, independiente si mejoramos la relación. 

Como recomendación, la coach anima a reconocer las creencias sobre los hombres o las mujeres y revisar si las parejas que se ha tenido representan esos juicios.

Entonces, para salir de los “errores” sin caer en el intento, la experta recomienda que el énfasis debe salir de los errores y acrecentar lo que de verdad se quiere, porque argumenta que es más sano y entretenido concentrarse en lo que se quiere, que en lo que no.

“Si quiero que él o ella sea mi complemento, disfrutar a su lado, dar lo mejor de mí, respetando, dejando ser, sabiendo que cada ser es único y vale, voy a vivir mirando desde un anteojo distinto, a si me concentro en no cometer errores”, declara.

Los 7 errores

1. Querer controlarlo todo: Las mujeres, en general, pasamos por una etapa en la que nos volvemos excesivamente dominantes de los espacios del otro. Eso es pura inseguridad y te lleva a violentar el mundo de la pareja. Hay que conservar los límites sanos en una relación, respetando al otro y su mundo. Esto es clave para que una relación no se torne tóxica.

2. Responsabilizar a tu pareja: Es un error creer que él tiene la obligación de solucionar tus problemas en el trabajo o darte consejos para equilibrar tus emociones.  Aprende que cada uno es responsable de su vida.

3. Olvidarte de ti misma: Siempre implica olvidar lo que quieres. Para no hacerlo, debes conservar los espacios, los amigos, las salidas, la vida propia y todo lo que pueda enriquecer la relación desde nuestro  mundo.

4. Querer cambiarlo: Si crees que vas a cambiar a tu pareja es mejor dejarlo en ese momento porque nunca va a ser suficiente lo que te ofrece ni cómo te lo da. La idea es que la relación genere crecimiento para ambos, pero la crítica constante aburre a cualquiera y querer cambiar al otro es una falta de respeto.

5. Creerse y actuar como víctima: Toda relación de pareja tiene que ver con los dos. Las mujeres tienen que salir de la posición de víctima y tomar su responsabilidad en la relación, y los hombres no deben caer en el juego de la víctima y el victimario. 

6. No hablar de lo que sucede: Si te preguntan qué pasa y respondes que nada, lo único que estás haciendo es rehuir el conflicto y no darle importancia a lo que sientes. Atrévete a decir lo que te molesta. 

7. Llevarlo a terapia: Sirve cuando quieres salvar un matrimonio, pero si la necesitas en un noviazgo o una relación que recién comienza es para salir corriendo. No vuelques tus carencias en la pareja y busca ayuda para sanar tus miedos e inseguridades.