• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cinco errores comunes que cometes en la oficina

Mujer trabajando en la oficina |  Thinkstock

Mujer trabajando en la oficina | Thinkstock

¿Te reconoces en esta situaciones laborales? Averigua qué errores podrías estar cometiendo en el entorno de trabajo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchas veces creemos que ciertas actitudes que tomamos en el entorno laboral son las más adecuadas, pero esto no necesariamente es cierto. Reconoce estas situaciones comunes, y averigüa si estás cometiendo algunos errores que podrían tornarse incómodos en la oficina.

1. Revisar tu correo electrónico a primera hora

Puede parecer contradictorio, pero leer tu correo electrónico ni bien llegas a la oficina podría frenar tu productividad. Según Julie Morgenstern, autora de diversos estudios sobre gestión del tiempo, cuando empiezas el día respondiendo decenas de e-mails te estresarás inmediatamente y será muy difícil que te enfoques en las tareas del día.

2. Por el contrario, envías e-mails muy extensos

Piensa en cuántos correos electrónicos recibes en un día. Ahora ponte a pensar en cuántos de ellos te saltas de leer debido a su extensión. ¿Por qué los demás no harían lo mismo con tus extensos e-mails? Limita tus mensajes a cinco frases o menos y asegúrate de usar siempre un tono amigable.

3. Te conviertes en una 'multi-tarea'

¿Cuántas probabilidades hay de que, mientras estás leyendo esto, tienes otras seis ventanas abiertas en tu navegador? Pero, sobre todo, que estás convencida de que todas son igual de importantes. La idea de hacer muchas cosas a la vez podría reducir tu concentración en una tarea específica y mermar tu capacidad intelectual en general.

4. No estás tomando vacaciones a tiempo

Es probable que estés guardando tus vacaciones para el momento adecuado o simplemente para tener un tiempo libre a tu favor. Sin embargo, no estás dándote cuenta de que esto podría ser muy perjudicial, no solo para tu salud, sino también para tu productividad y creatividad. Recuerda: siempre es necesario tomarse unos días de descanso.

5. O, en todo caso, ten un hobby

Quizás tomar unas vacaciones no está entre tus prioridades, pero no hay justificación para no cultivar tus propios intereses creativos. Usar tu energía mental en algo que no tiene nada que ver con tu trabajo, como tocar un instrumento o aprender algo diferente, te hará sentir más productiva y predispuesta a seguir aprendiendo cosas.