• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Las uñas también envejecen: aprende a cuidarlas

Rejuvenecimiento de manos, las técnicas que se vuelven tendencia gracias a las redes sociales / El Mercurio/Chile/GDA

Mano / El Mercurio/Chile/GDA

Están compuestas básicamente por queratina y son víctimas del paso de los años al igual con todas las estructuras de nuestro cuerpo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La semana pasada, varios blogs de belleza destacaban el próximo lanzamiento de una BB Cream para las uñas. Sí, como leíste, una Blemish Balm similar a las tantas que se venden para el rostro, pero ideada especialmente para las uñas.

El objetivo del producto, que será comercializado por la marca Orly, es otorgar un cuidado multipropósito para las uñas, con una fórmula que las hidrata, blanquea, suaviza y proteger de la exposición a los rayos UV. Para ello, entre sus ingredientes cuenta con hialuronato de sodio, dióxido de titanio, ácido hialurónico y vitamina C, la cual actúa como un antioxidante que evita la acción de los radicales libres, causantes del envejecimiento, sobre ellas.

Pero, ¿es realmente necesario proteger a las uñas del paso de los años? Sí, porque aunque cueste creerlo, ellas sí envejecen. "Están compuestas básicamente por queratina -proteína que también se encuentra en la piel y en el cabello- y envejecen exactamente igual a como lo hace el resto de nuestro cuerpo", afirma Víctor Hugo Correa, dermatólogo y director médico de Vitaclinic.

El especialista explica que las uñas son un anexo de la piel que en el pasado servían como herramienta y arma, pero que en la actualidad tienen como función dar estabilidad a los dedos y mejorar la sensibilidad de las yemas de éstos. "El dedo no se dobla, se mantiene rígido y permite que la yema palpe bien", sostiene.

Asimismo, Correa afirma que las uñas son verdaderas ventanas que entregan un diagnóstico de la salud de la persona. "El lecho ungueal, lo que se ve debajo de la uña, da muchos indicios de cómo está el paciente desde el punto de vista de su salud, su oxigenación, si tiene frío o calor, si padece alguna enfermedad (…) Las uñas siempre dicen mucho", señala.

En este sentido, una uña sana debe ser rosada, pálida y transparente. Además, las láminas que la componen -una interna y una externa- tienen que ser delgadas y homogéneas, es decir, su superficie no debiera ser rugosa, sino que lisa.

Y, ¿qué ocurre cuando envejecen? Según Víctor Hugo Correa, los primeros signos son que las uñas empiezan a crecer más lentamente, se vuelven más pálidas, se doblan o rompen con más facilidad, y se ponen opacas y amarillentas.

Además, comienzan a aparecer estriaciones, que pueden ser longitudinales -de la punta de los dedos hacia la mano- o transversales -del borde externo al interno del dedo-, y que se hacen cada vez más intensas con el tiempo.

Las claves para su cuidado

Aunque la BB Cream para las uñas que próximamente saldrá al mercado las protege contra los rayos UV, el dermatólogo afirma que éstos no las afectan mayormente y agrega que una de las claves para tener uñas sanas es la nutrición, en especial el consumo de alimentos ricos en fierro, calcio y vitamina D.

"Las uñas se alteran cuando hay mala alimentación o mala absorción de nutrientes; cuando hay mala irrigación y cuando están afectadas por enfermedades como los hongos, en que se ponen amarillentas, se engruesan y se empiezan a agujerear", dice Correa.

Otro factor importante en su cuidado es la hidratación, ya que por lo general las personas se aplican crema en las manos, pero no en las uñas. "Las afectan mucho los ambientes secos y también tienen mucho contacto con detergentes, sustancias irritantes, etc. Entonces, es súper importante mantenerlas limpias e hidratadas", recomienda.

Respecto a su corte, el especialista enfatiza que sólo debe realizarse en el extremo distal y no en los bordes laterales, ya que de lo contrario tenderán a encarnarse. Asimismo, desaconseja introducir elementos por sus costados -para limpiarlas, por ejemplo-, porque con ello puede romperse el "sello" de las uñas, dejándolas susceptibles a una infección.

¿Qué hacer si las uñas están frágiles o alteradas? Víctor Hugo Correa recomienda acudir a un especialista que pueda determinar cuál es el origen del problema. "Luego hacemos un tratamiento en el que damos buena conserjería nutricional, especialmente con vitaminas; también aplicamos esmaltes especiales para endurecerlas y mejorar su calidad; y aconsejamos aumentar la actividad física, por ejemplo, apretando pelotas de goma para mejorar la irrigación de la zona de las manos", explica.

En el caso de que estén afectadas por hongos, es posible evitar el uso de medicamentos orales y optar por un tratamiento con láser. "Éste atraviesa la uña y descarga su energía en el lecho ungueal donde están los hongos", agrega.