• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Los dramáticos efectos del fenómeno El Niño y el cambio climático en los corales del Pacífico

Coral en el suelo marino del Pacífico Sur | El Mercurio

Coral en el suelo marino del Pacífico Sur | El Mercurio

Expertos califican como "catastróficos" los efectos de El Niño en Kiritimati, donde estiman que quizás un 5% del coral sobrevivirá

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El coral en el suelo marino del Pacífico Sur, cerca de Kiritimati, parecía un cementerio en noviembre pasado: rígido, blanco, sin vida. Pero todavía había algo de esperanza.

En abril, el color volvió con rojos y cafés fuertes, pero eso no es una buena noticia. Las algas se han tomado los corales sin vida en lo que era una las barreras de coral más prístinas del planeta, dijo la científica de corales de la Universidad de Virginia Julia Baum, después de docenas de expediciones durante la última semana. Quizás un 5% sobrevivirá, estimó.

"Realmente parece un pueblo fantasma", dijo. "Es como si todos los edificios estuvieran de pie, pero no hay nadie en casa".

Kiritimati es donde El Niño, junto al calentamiento global, ha hecho más daño a los corales durante los últimos años, han dicho expertos. Mientras dramáticas imágenes muestran la decoloración de la Gran Barrera de Coral australiana, miles de kilómetros al este las condiciones son, de alguna manera, incluso peores.

"Este El Niño tiene su efecto más poderoso en este punto", dijo Kim Cobb, científica del clima de Georgia Tech en una entrevista telefónica desde la isla. Cerca del 36% de las barreras de coral del mundo están en aguas tan cálidas que están en un estado oficial de amenaza de muerte, y esto podría crecer a un 60% de los corales del mundo de aquí a julio, afirmó Mark Eakin, coordinador de seguimiento de corales del Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés). Eakin dijo que Kiritimati es lo peor que ha visto, con Samoa Americana en un segundo lugar.

"No tiene precedentes", dijo Baum. "Es absolutamente la respuesta más intensa, la más dramática muerte de un arrecife de coral por un evento El Niño".

La isla ha estado en alerta por el estrés del coral desde junio de 2015. Eakin no fue parte del equipo de la investigación, pero que cuando vio las fotos, envió un correo a Baum: "Quedé impresionado por las imágenes. Esperaba lo peor, pero no estaba listo para esto". Lo calificó de "espantoso".

Es el calor lo que está matando el coral. En diciembre, las temperaturas en Kiritimati llegaron a un máximo de 31,4°C, y han estado un par de grados sobre lo normal. Ese tipo de aumento en la temperatura puede ser la diferencia entre la vida y la muerte para el coral, dijo Eakin.

Las temperaturas del agua superaron las de la última gran manifestación de El Niño, en 1997-98, y el daño es peor, probablemente asistido por el calentamiento provocado por el hombre.

Los arrecifes de coral son importantes para la pesca. Casi 500 millones de personas dependen de la vida marina en los arrecifes como fuente de comida, aseguró Eakin. "Los arrecifes de coral cubren sólo un décimo del suelo marino pero son el hogar de más del 25% de todas las especies marinas", detalló.

Baum tiene esperanza de que algo pueda sobrevivir por lo que llama "pequeños corales milagrosos", la pequeña cantidad de una especie en particular que parece sobrevivir hasta ahora. Quizás durante las próximas décadas pueda empezar a repoblar el alguna vez brillante arrecife, dijo.

En Australia, donde "100% de los corales ahora están blancos en algunos arrecifes", es difícil imaginar que lo que ocurre en Kiritimati es peor, asegura Terry Hughes, profesor australiano y jefe de la National Coral Bleaching Task Force. Un área al norte "está absolutamente destruida".

En el pasado, el calentamiento provocado por El Niño no había generado eventos de decoloración tan masivos en Australia. Pero los efectos de sus últimas presencias coincidieron con aguas que ya están más cálidas por el cambio climático generado por el hombre. "El vínculo entre la decoloración y el calentamiento global es innegable", aseguró Hughes.

Los corales pueden sobrevivir eventos decoloración medios o de corto plazo, logrando recuperarse. Pero si duran mucho o son muy severos, mueren, aclaró Eakin.