• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

El divorcio en términos “amigables” igual afecta a los hijos

El estudio aparecerá en la edición de octubre de la revista Family Relations / Foto Cortesía Emol

El estudio aparecerá en la edición de octubre de la revista Family Relations / Foto Cortesía Emol

Según un estudio, que la ex pareja mantenga una relación de cooperación y no de conflicto, no influye mayormente en los problemas que en general presentan los hijos de padres separados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Poner fin a un matrimonio es algo difícil para cualquier pareja, en especial si hay hijos de por medio. Por esto, muchas veces los padres intentan que la separación sea en términos "amigables", motivados por la idea de que así el impacto para los niños será menor.

Sin embargo, un estudio que aparecerá en la edición de octubre de la revista Family Relations (Relaciones Familiares) echó por tierra esta creencia, luego de que un grupo de investigadores liderados por el doctor Jonathon Beckmeyer, de la Universidad de Indiana, determinó que el divorcio afecta a los niños a pesar de que los padres se esfuercen por mantener una relación cordial entre ellos después de la separación.

El estudio, de acuerdo con el Daily Mail, es el primero en 20 años que se realiza para examinar cómo el comportamiento de los padres separados afecta a sus hijos. Se analizaron a 270 padres que se divorciaron entre 1998 y 2004. De ellos, 31% consideró que la relación con sus ex era "cooperativa e involucrada"; 45% dijo que era "moderadamente comprometida", con algunos conflictos entre ellos; y 24% afirmó que la cooperación era "poco frecuente, pero conflictiva".

Asimismo, se les preguntó de qué manera su divorcio había afectado a sus hijos más pequeños, tomando en cuenta a aquellos que en promedio tenían 8 años.

La investigación concluyó que los hijos de padres separados son más propensos a sufrir síntomas "externos", como problemas de conducta o abuso de drogas; a presentar dificultades "internas", como ansiedad y depresión, y a tener peor rendimiento escolar.

Sin embargo, y a diferencia de lo que comúnmente se cree, estos problemas no empeoran si sus padres continúan con las peleas y discusiones después del divorcio.

Así, el estudio determinó que a pesar de que se espera que a los niños les vaya mejor si sus padres separados desarrollan una relación de cooperación, el comportamiento de los niños "no fue significativamente diferente" entre los padres que eran amigables con sus ex y aquellos que mantenían los conflictos.

De esta manera, los investigadores concluyeron que los padres divorciados deben estar seguros de que sus hijos no se verán más perjudicados, si es que no logran establecer una relación cordial y de cooperación con sus ex.