• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Montevideo amplía oferta turística con emprendedores

Fanáticos Fútbol Tours ofrece a los visitantes extranjeros un recorrido por los bastiones emblemáticos del balompié local / Foto El País/Uruguay/GDA

Fanáticos Fútbol Tours ofrece a los visitantes extranjeros un recorrido por los bastiones emblemáticos del balompié local / Foto El País/Uruguay/GDA

Lejos y cerca de los circuitos históricos más tradicionales, Montevideo suma nuevas propuestas de recorridos temáticos. Desde el fútbol hasta los inmigrantes y el asado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay un bus, un guía, un mapa. Se habla de historia, de patrimonio, de experiencias personales y colectivas. Se cuentan anécdotas y datos fríos. Aparecen las leyendas. Y la realidad. Se trata de tours turísticos que, a diferencia de los clásicos recorridos históricos, centran su propuesta en un eje temático, desde el fútbol o la noche hasta la vida de una comunidad —como la judía—, o un colectivo —como el gay—. Pero más allá de los matices, la consigna común es conocer la ciudad y su gente desde una perspectivas poco convencional. "Nuestra idea es diseñar circuitos culturales innovadores para acercar tanto a turistas como gente local con el patrimonio, la historia, la cultura y la sociedad del Uruguay", explica Shai Abend, politólogo de profesión y reciente fundador de la productora Guatú, una startup con varios proyectos turísticos en carpeta.

Mientras en el mundo este fenómeno ya tiene un camino recorrido, en Uruguay está dando sus primeros pasos. En ese sentido fue fundamental la creación del fondo concursable Innovaturismo, una iniciativa del Ministerio de Turismo y Deporte (Mintur) y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para "promover la cultura de innovación fomentando la generación de productos turísticos que agreguen valor e impacten positivamente en las localidades donde se desarrollen".

Experiencia judía. Tras cuatro años como director de Desarrollo Comunitario de la Comunidad Israelita del Uruguay y con experiencia como guía en Polonia e Israel, Shai Abend decidió armar su propio proyecto de turismo comunitario judío en Uruguay. "Si los viajes de herencia judía son tan comunes en otros países, ¿por qué no iban a funcionar acá?", se preguntó. Bereshit, el nombre de la propuesta, no es casual. Quiere decir comienzo en hebreo y hace una clara alusión a un recorrido por los orígenes. Bajo ese "paraguas" Abend y su socio Joel Liurner armaron seis "rutas" diferentes: Tras las huellas de los inmigrantes (Ciudad Vieja y Villa Muñoz); Tesoros judíos de Montevideo; La shoá y su memoria en Uruguay; Cementerio comunitario: vida y memoria; JCC: un encuentro con la comunidad local; La enigmática presencia judía en Colonia del Sacramento y El "barrio de los judíos", el único que es un walking tour. Si bien todas ellas están disponibles (previa coordinación), aún se encuentran en la "etapa de validación" para Innovaturismo.

"El objetivo era probar si existía demanda para lo que llamamos turismo creativo o de experiencias, que pueda conectar a los extranjeros o locatarios con el patrimonio local. Y el feedback viene siendo muy bueno", explica. Aunque todavía no es frecuente que alguien convoque a un grupo a testear un producto que aún no está en la calle, advierte Abend, no les ha faltado público. Ya probaron su propuesta con grupos organizados, delegaciones extranjeras y conocidos que llegaron por el boca a boca.

En sus rutas aparecen "referentes" como el Puerto de Montevideo, el Memorial del Holocausto o la sinagoga de la calle Inca, a partir de los que "se construye" un recorrido que varía en cada salida. "Las vivencias personales aportan insumos que hacen que cada tour sea una construcción colectiva permanente", cuenta Abend.

Los guías son jóvenes de la colectividad y se apuesta a que el recorrido sea una experiencia para todos los sentidos. Así, además de las visitas hay audiovisuales, fotografías e incluso comida. Al final de cada paseo, el grupo comparte la jalá, el pan trenzado típico de la colectividad judía, hecho en el área de discapacidad de la Comunidad Israelita. Sus impulsores aspiran a poder "aprovechar el know how generado" y replicar esta experiencia en otros colectivos. "La historia de la inmigración es muy parecida para todos, el dilema entre la integración y mantener la identidad".

Fútbol y pasión. Impulsados por la fiebre celeste que generó el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Copa América 2011, Franco Pérez y Ignacio Beneditto armaron Fanáticos Fútbol Tours, un emprendimiento que ofrece a los visitantes extranjeros un recorrido por los bastiones emblemáticos del balompié local y la posibilidad de vivir un partido desde la tribuna. En estos años, llegaron a llorar, gritar y festejar con ellos desde hinchas de Alemania o Inglaterra hasta de las más lejanas India o Islas Feroe. De hecho, ellos trajeron por primera vez a Uruguay a Iván Ivan Eginsson, el hincha celeste que hoy protagoniza publicidades y cuenta con libro propio. "Él es uno de nuestros fanáticos conocidos", ríe Beneditto. Su público está compuesto mayoritariamente por brasileños y europeos.

Fanáticos tiene al menos tres propuestas turísticas distintas pero complementarias. Una de ellas es Por dónde se escribe la historia, un recorrido histórico de dos horas y media con guías bilingües que visita el Parque Central, las sedes de Nacional y Peñarol, el estadio Centenario y el Museo del Fútbol. Otra es ir a disfrutar un partido —de un equipo o la selección— desde la tribuna, una modalidad que crece año a año. "Trabajamos en todas las canchas y con todos los cuadros", dice Beneditto.

Para quienes quieren fusionar deporte y gastronomía ofrecen Fútbol + Asado, que incluye ir a ver un partido y antes o después degustar un asado o un chivito en el bar Facal. Además, entre sus servicios están presenciar un entrenamiento, recorrer un barrio futbolero como el Prado y disfrutar de la experiencia del Carnaval, entre otras.

Circuito friendly. "Uruguay se promociona como un destino gay friendly, sin embargo vimos que hay una escasez de propuestas de circuito salvo lo que es la movida nocturna", explica Abend sobre cómo surgió la idea del tour llamado Friendly Experience. Durante este recorrido —que se hace caminando y dura poco más de dos horas— se visitan algunos de los sitios más emblemáticos de la Ciudad Vieja y el Centro pero contando "la historia desde una narrativa de la diversidad sexual". Así, en la Plaza Matriz el guía (miembro de ese colectivo) habla sobre la relación entre la Iglesia y el Estado, en el Registro Civil se hace referencia a la lucha por el matrimonio igualitario y en la Plaza Libertad se recrea con historias e imágenes la tradicional Marcha de la Diversidad.

Al igual que Bereshit, este tour está en etapa de validación y ya fue probado con buena respuesta entre locales y extranjeros. "Las dos propuestas tienen en común que se trata de colectivos con un problema de visibilidad, a los que no es fácil acceder, pero que generan mucho interés en la gente", concluye Abend.

Un tour a la medida de la cada familia. Todas las rutas que propone Guatú requieren coordinación previa y los precios varían según el tamaño del grupo. Una de las más novedosas es una experiencia para familias que recorre la historia desde los antepasados hasta los miembros actuales. "Mandamos un formulario previo con un montón de preguntas y a partir de las respuestas armamos el recorrido", explica Shai Abend.

La historia menos visible. La experiencia Friendy hace el mismo recorrido que la Marcha de la Diversidad pero a la inversa, comienza en el Puerto de Montevideo y termina en la Plaza Libertad. Pese a que el foco está en la diversidad sexual, en la caminata el guía intercala datos y anécdotas sobre el sistema político y religioso uruguayo, el Carnaval, el tango, la sociedad y los inmigrantes. "La idea es mostrar una historia que resulta menos visible, tomar conciencia y sensibilizar", resume su impulsor, Shai Abend.