• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Así es el disco "sorpresa" de The Strokes

The Strokes | Foto whicdn.com

The Strokes | Foto whicdn.com

El nuevo álbum del grupo liderado por Julian Casablancas sigue la línea trazada por su anterior trabajo, Momentary Masters, pero suma algunos elementos que hacen recordar el sonido más clásico de la banda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A comienzos de este año, el guitarrista Albert Hammond Jr. decía a este medio que la pausa de The Strokes no pasaba por sus manos. El músico, que a fines de 2015 lanzó al mercado el elogiado Momentary Masters, seguía mostrándose como el más activo de un conjunto que colaboró con la redefinición del rock del nuevo milenio, mientras sus demás compañeros deambulaban entre sombras, como el caso de Julian Casablancas y sus esfuerzos en solitario.

Por lo mismo, que a tres años de Comeback Machine, el conjunto decidiera liberar el EP Future Past Present fue toda una sorpresa, en especial por lo inmediato del lanzamiento: sólo unos cuantos shows para mostrar el nuevo material. Compuesto por seis temas (tres versiones para radio y tres "originales", si se quiere), el nuevo registro de The Strokes sigue la línea trazada por su anterior trabajo, con Casablancas forzando sus vocalizaciones al límite del falsete, como en "Drag queen" y "Oblivius".

A lo anterior hay que añadir el trabajo de guitarras entre Hammond Jr. y Valensi, el que además se realza con el trabajo de teclados de este último. Asimismo, la batería de Fabrizio Moretti, al mantenerse en un mínimo, levanta la sección rítmica, lo que a la postre ayuda a destacar más el trabajo de las seis cuerdas, uno de los elementos más importantes en el lenguaje de The Strokes.

Y aunque los dos temas ya mencionados, "Drag Queen" y "Oblivius", tienen este sonido algo más moderno que los de Nueva York vienen presentando desde Comeback Machine, es en el cierre de este registro, "Threat of joy", donde se reencuentra ese sonido más clásico de la banda, en especial porque Casablancas vuelve a su registro vocal y no al falsete.

Esta canción, que está entre las mejores que ha creado el conjunto en el último tiempo, da pistas certeras de lo que Casablancas y compañía están creando. Y si bien esto no se aleja mucho de lo realizado por la banda en el último tiempo, sí muestra una pulcritud en el arte de armar grandes canciones en el formato de los tres minutos y fracción.

En eso, The Strokes ha logrado alcanzar una maestría que pocos de sus contemporáneos pueden igualar.