• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La dieta del día siguiente, el método que busca revolucionarlo todo

Dieta

La dieta “fasting” o “del día siguiente, postula comer 500 calorías un día y al siguiente todo lo que se quiera | El mercurio /Chile

Singular método postula comer un día como mendigo y otro como rey. ¿Funcionará?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Puede ser catalogada como otra dieta más que promete la solución definitiva al problema de sobrepeso y va a encontrar más de un detractor, pero es la dieta de moda en Estados Unidos.

Llamada la dieta "fasting" o "del día siguiente, postula (en lo elemental) que el régimen a seguir es comer 500 calorías un día y al siguiente todo lo que se quiera, manteniendo esta rutina por al menos tres semanas.

Su gran defensora es la doctora Krista Varady, profesora asociada en nutrición en la University de Illinois, quien junto a Bill Gottlieb, coach de salud, escribieron el libro "La dieta del día siguiente".

Varady sostiene que todas las demás dietas conocidas están destinadas al fracaso porque establecen una serie de restricciones a las personas difíciles de cumplir como no comer más de un 10% de grasas o no más de 40 gramos de carbohidratos al día. Y así, también eliminar todo el azúcar, etc.

Sin embargo, ella sostiene que su método es revolucionario y que lo descubrió personalmente al realizar dietas para recuperar el peso similar a cuando estaba en la universidad estudiando.

Ya de investigadora, concluyó que el ayuno moderado de días alternados es el único que permite bajar de peso y mantenerse porque se puede aplicar cada cierto tiempo para estabilizarse.

La dieta en cuestión apunta a que una persona debe comer no más de 500 calorías un día y para ello, recomienda seccionar los alimentos en tres durante ese día, para no sobrepasar por error el límite impuesto y al día siguiente comer todo lo que se quiera sin límite (cuestión que dice que aunque se quiera es imposible).

El mecanismo detrás de su dieta apunta a que las personas que viven en una restricción permanente, terminan abandonando todo esfuerzo porque se les hace cuesta arriba seguir un plan estricto, en cambio, si saben que día por medio pueden comer lo que quieran, se pueden programar para hacerlo sin culpa, en lo que denomina día de fiesta.