• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La dieta de la menopausia

Un menú equilibrado, con frutas y verduras, lácteos descremados, carnes magras y pescado, así como grasas insaturadas como el aceite de oliva deben ser parte de tu dieta | Foto: El Nuevo Día

Un menú equilibrado, con frutas y verduras, lácteos descremados, carnes magras y pescado, así como grasas insaturadas como el aceite de oliva deben ser parte de tu dieta | Foto: El Nuevo Día

La alimentación balanceada cumple un rol fundamental en este etapa de la vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El paso del tiempo es inexorable, a todas les llega y no hay artificio que lo detenga. Entre los 40 y los 50 años el cuerpo empieza a reducir la producción de hormonas sexuales, los famosos estrógenos y, por supuesto, esto tiene sus consecuencias.

Estas hormonas poseen múltiples funciones tanto en el cerebro como en tejidos periféricos, que se alteran al ingresar al período del climaterio.

Así es como pueden aparecer los sofocos, los cambios de humor y la sudoración, entre otros malestares. También cambia la forma del cuerpo.

Hay una tendencia a subir de peso y la grasa corporal se distribuye de manera distinta, en vez de acumularse en las caderas como cuando se era más joven, se engorda la panza y el tórax. Por lo tanto, se corre mayor riesgo de tener problemas cardiovasculares, diabetes o hipertensión arterial. Los huesos también se alteran con la disminución de estrógenos. Si no son cuidador, se puede producir una descalificación ósea y el riesgo de tener osteoporosis incrementa.

Ante esta perspectiva, lo peor es entrar en pánico y deprimirse. La menopausia puede ser también la etapa más plena de la vida. Actualmente, el estado menopáusico es más largo debido a la prolongación de las expectativas de vida.

Hoy, una mujer de 50 años trabaja, se enamora, hace ejercicios y emprende nuevos proyectos. La melancolía de los tiempos pasados ya no tiene lugar en sus vidas.

Para lograr entonces que el cuerpo te siga acompañando y esté a la altura de las circunstancias, no se precisan grandes esfuerzos ni terribles sacrificios.

La fórmula perfecta se basa en aumentar la actividad física y la alimentación saludable. Se trata simplemente de no estancarse, de mantener la actividad física o empezarla y de tener en cuenta que el cuerpo gasta menos calorías para funcionar a medida que pasan los años.

Toma en cuenta

Realiza las cuatro comidas para prevenir el picoteo y el descontrol alimentario.

Los quesos duros tienen más calcio, pero ¡cuidado! también son los más grasos.

Los frutos secos tienen nutrientes concentrados pero son muy calóricos.

Un puñado por día basta.

Mucha fruta, mucha verdura menos carne y más pescado es una excelente ecuación.

Tomar entre 10 y 20 minutos diarios de sol en horas razonables incrementa la vitamina D, buena para los huesos.

Mantenerte activa evita perder masa muscular, subir de peso y aleja enfermedades.

Las especias son una buena opción para disminuir el consumo de sal sin perder sabor.