• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Lo que debes saber sobre las fantasías sexuales

Los seis supuestos del amor y del sexo que la ciencia ha tratado de probar

Los tabúes y la falta de educación en sexualidad son culpables de que muchos hombres y mujeres repriman el diálogo acerca de sus deseos / Archivo

Son una alternativa para mantener viva la intimidad. Son recomendables siempre y cuando  sean “sicológicamente saludables para los dos”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las fantasías sexuales pueden ser una de las tantas maneras de mantener viva la intimidad. Planificarlas, compartirlas y llevarlas a cabo equivale a salir de la rutina y evitar que los encuentros  se tornen en lo mismo de siempre. 

Ivelisse Cintrón, especialista en sexualidad humana y relación de pareja, indica que las fantasías son recomendables siempre y cuando  sean “sicológicamente saludables para los dos”. Eso significa que ambas partes estén claras con respecto a lo que cada uno desea y exista un consentimiento mutuo acerca de lo que pasará. Hay que evitar a toda costa que alguien busque complacer al otro sin sentirse cómodo porque de lo contrario el resultado será  inconformidad,  desconfianza y duda.

“Recomiendo hablar claro y pensar en qué va a pasar si a largo plazo no me gusta o no deseo lo que acordamos hacer”, comenta Cintrón. 

La especialista divide en dos grupos las fantasías. Las más livianas incluyen el utilizar juguetes sexuales, identificar nuevos espacios donde tener intimidad que podrían ser “prohibidos” (como el baño de un avión) o jugar con la imaginación para asumir roles o incluso “invitar” a un tercero a la cama aunque su presencia sea imaginaria. 

Otro tipo de fantasías  requiere más conversación. Un “threesome” o practicar el “swinging” son actividades con consecuencias que la pareja debe considerar más allá del momento, pues puede ocurrir que alguno de los dos no se sienta bien en el acto o después, y surjan recriminaciones. 

“Es muy importante la buena comunicación para evitar que la fantasía se vea enmarcada en la problemática de que alguno pueda plantear: ‘lo hice por complacerte, porque me lo pediste, pero no quería hacerlo’”, comenta la especialista en sexualidad. “Hay parejas que acuerdan algo y después no funciona para alguno de los dos”, advierte.  

Por eso, recomienda a quienes deseen compartir con su pareja su fantasía, con el propósito de llevarla a cabo, empezar por fomentar el diálogo y la confianza, en lugar de llegar un día a la casa y pretender concretar una idea automáticamente. Debes recordar que no necesariamente lo que te atrae a tí le gustará al otro. Y en la sexualidad no hay nada más dañino que hacer algo que no disfrutas. 

“Cuando haces las cosas por complacer a la pareja pero no te sientes bien, lo más probable es que a corto o largo plazo te reclames a tí mismo y a la otra persona”, enfatiza. 

El rol de la comunicación

La apertura en la comunicación en torno al tema sexual puede ofrecer claves sobre la relación. Es decir, si no te sientes bien expresando tus deseos en esta área es probable que en otros temas también te cohíbas. Todos tenemos nuestras fantasías privadas, que reflejan nuestros deseos, lo ideal es poder compartirlas para aumentar la satisfacción con la relación. Lo mismo debe ocurrirle a la otra parte. 

Los tabúes y la falta de educación en sexualidad son culpables de que muchos hombres y mujeres repriman el diálogo acerca de sus deseos y piensen erróneamente que siempre deben mantenerse secretos.

En contraste, indica Cintrón, es aconsejable considerar si hay pensamientos que al ser compartidos pueden incitar otro tipo de encuentro sexual. Un ejemplo es comentarle a tu pareja el deseo de tener relaciones con alguna figura famosa. 

“Si tu pareja está bien compenetrada contigo, lo que puede pasar es que se excite con esa fantasía sexual tuya y terminen teniendo relaciones”, comenta Cintrón, al resaltar que un aspecto muy importante de una buena relación es la comunicación acerca del tema sexual. 

Hace cinco años, la especialista llevó a cabo una encuesta a cien parejas de toda la isla y determinó que el 89% de los divorcios y separaciones tenían que ver la falta de una relación sexual saludable. Para evitar ser parte de esa estadística, invita a vencer el cansancio y el aburrimiento buscando invertir un poco de la energía que le dedicamos a otras áreas de la vida a la sexualidad. 

“Lo más irónico es que cuando comenzamos la relación siempre estamos arreglándonos, tanto hombres como mujeres, y siempre queremos estar teniendo relaciones. Pero cuando logramos lo que queremos, comenzamos a apagarnos, dejamos de cuidarnos y nos dejamos vencer por la rutina”, reflexiona Cintrón. 

A continuación, algunos consejos de la especialista para avivar la relación íntima

1. Comunícate con tu pareja para saber las cosas que disfruta en la intimidad sexual. Del mismo modo, cuéntale y demuéstrale lo que disfrutas.

2. Si deseas llevar a cabo una fantasía sexual, recuerda que dejará de ser fantasía una vez la concretes. --------Comparte tu deseo con tu pareja buscando entender y ser empático con su parecer. Antes de  proponer algo - por ejemplo un “threesome”- pregúntate cómo aceptarías tú esa propuesta de parte de tu pareja.  

3. Considera compartir ciertos deseos, como por ejemplo, las ganas de tener intimidad con alguien de la farándula. 

4. Nunca hagas algo que no deseas por complacer a tu pareja. Debes sentirte cómodo con tu sexualidad en todo momento. 

5. Sé creativo y no te cierres a las posibilidades. Por ejemplo, puede haber un tercero o tercera en la cama aunque no esté físicamente presente (siempre que ambos estén cómodos con la idea).

6. Edúquense acerca de la sexualidad y las prácticas sexuales. Los seres humanos estamos diseñados para disfrutar el sexo. 

7. La mejor fantasía sexual es “la innovación diaria”, afirma Colón. No descuides la sexualidad con tu pareja. Y recuerda que esta involucra muchos aspectos además del contacto físico, tales como promover el deseo, tener detalles, mantener cercanía física.