• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cinco cosas tiernas que ellos hacen sin querer

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Hay algunos detalles que los hombres hacen casi por inercia pero, al contrario de lo que creen, las mujeres se dan cuenta 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Alguna vez un grupo de amigas te ha preguntado qué le ves al chico que te gusta? Es que nadie se fija en lo tierno y simpático que es ese chico salvo tú… y de seguro él tampoco lo nota.

Cuando nos enamoramos, los detalles más pequeños no pasan desapercibidos ante nuestros ojos. Y en fechas donde el amor se respira en el aire como el Día de San Valentín, son esas acciones las que parecen aún más lindas y se aprecian más de nuestra pareja.

Estas son algunas cosas que los hombres hacen sin darse cuenta y que a nosotras nos conquistan.

1. Que se esfuercen por cantar

No importa si tienen pésima voz o si no logran seguir el ritmo de la canción, el hecho de que disfruten hacer el intento enternece. Cuando van juntos en el carro y él tararea una canción o cuando está con los audífonos puestos viviendo al máximo la música son momentos que, de alguna manera, nos hacen pensar en lo lindos que son.

2. Que se desordenen el cabello

No solo es algo sexy sino también agradable de ver. No hablamos de peinarse sino ese momento en el que pasan su mano por el pelo para sacudirlo un poco. Mejor aún es cuando nos dejan a nosotras hacerlo convirtiendo el momento en un instante de complicidad entre los dos.

3. Que se estiren por la mañana

Ese momento en el que se despiertan por las mañanas es cuando están más vulnerables y se muestran tal y como son. Al estirarse abriendo los brazos y dejando ver parte de su abdomen si el polo se levanta, es cuando tenemos ganas de correr, abrazarlos y quedarnos con ellos en la cama acurrucados el resto del día.

4. Cuando hablan muy apasionado

Hay mujeres a las que no solo nos atrae el físico sino también la mente. Cuando ellos empiezan a hablar de un tema que les interesa, con mucha convicción y seguridad en sí mismos, nosotras no podemos dejar de mirarlos fascinadas. Su intensidad al expresarse nos llama la atención.

5. Que se queden “pegados”

Tal vez ellos no lo noten pero cuando se quedan pensando con la mirada fija en un punto, nosotras tenemos la oportunidad de verlos mejor. Solemos estar en movimiento durante el día o siempre con una expresión en el rostro, pero en esos momentos en el que podemos ver sus caras de cerca e inmóviles, caemos en la cuenta de lo mucho que nos gustan.