• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¿Cuándo nos convertimos en seres sexuados?

Odette Freundlich, kinesióloga especialista en sexualidad, responde aquí una pregunta que seguro muchos se han hecho

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchas veces nos hacemos esta pregunta y no tenemos claro cuándo comienza el proceso de convertirnos en seres sexuados. La respuesta es, "desde que nacemos hasta que morimos la sexualidad está presente en nosotros". Vamos modificando nuestra relación con nosotros mismos y con quien elegimos como pareja, a medida que vamos pasando por las distintas etapas de la vida.

Cuando se produce la fecundación en las Trompas de Falopio, la madre aporta con 23 cromosomas XX y el padre con 23 cromosomas XY. Por lo tanto, el padre es quien dará el sexo del bebé. Durante el período prenatal, se van produciendo todos los cambios corporales y entre ellos los de los genitales, momento en el cual a muchos les nace la siguiente pregunta: ¿Sabes cuándo se produce la diferenciación de los órganos genitales externos?

Recién a la séptima semana intrauterina, ya que una vez que se produce esta diferenciación comienzan a secretarse hormonas masculinas como la testosterona  o femeninas como estrógeno. El cerebro comienza a enviar estímulos estrogénicos o androgénicos de acuerdo al sexo que se formó genéticamente.

Es en este período donde pueden producirse malformaciones genitales. Además, si la secreción hormonal es inadecuada con respecto al sexo genético, es en esta etapa donde se producirán las alteraciones de identidad sexual.

Desde el nacimiento hasta los 5 años de edad se forma un molde evolutivo en nuestros cerebros, que proporciona una imagen única del amor.

A los 2 años de edad, los niños se dan cuenta de que existen  niñas y niños, que actúan, se visten y tienen cuerpos diferentes, descubren su cuerpo, sus genitales y tienen sensaciones placenteras al tocárselos.

A los 5 años comprenden que pertenecen a uno de esos grupos y adquieren patrones de conducta, identidad sexual y rol de género. Se siente hombre o mujer.

Según varios estudios realizados por el sexólogo John Money, este modelo se crea en nuestras mentes, sueños, fantasías y cuando entramos en la pubertad lo externalizamos buscando a la persona ideal a quien amar.

Por lo tanto, la imagen del príncipe azul es un conjunto de interacciones de lo que heredamos biológicamente y lo que vamos adquiriendo a través de las experiencias de vida con nuestra familia, amigos, y seres que nos rodean.

Por esta razón nace la importancia en la salud física y emocional en los primeros años de vida, ya que se graba en el cerebro cómo nos vincularemos con las otras personas, por los recuerdos de la forma en que fuimos acariciados, sostenidos, acunados y cuidados con las diferentes personas que nos relacionamos, ya sea madre, cuidadora, parientes.

Estos tipos de vínculos van a estructurar la seguridad, autoestima, confianza en nosotros mismos y la manera de relacionarnos sexualmente con nuestra pareja.

Odette Freundlich, directora de Centro Miintimidad (www.miintimidad.cl). Kinesióloga especialista en disfunciones del suelo pelviano y sexualidad.