• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cómo contrarrestar los efectos que la quimioterapia tiene en la piel

Para reparar la piel es necesario dejar a un lado los productos que contengan químicos tóxicos y optar por otros más naturales que puedan ayudar a estabilizar una piel muy sensible |Foto: El Nuevo Día |Puerto Rico

Para reparar la piel es necesario dejar a un lado los productos que contengan químicos tóxicos y optar por otros más naturales que puedan ayudar a estabilizar una piel muy sensible |Foto: El Nuevo Día |Puerto Rico

Una rutina de hidratación profunda ayudará a tu cutis a recuperar la apariencia que tenía antes del tratamiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los tratamientos de radioterapia y quimioterapia son para muchos pacientes de cáncer una alternativa de vida. Sin embargo, pueden provocar alteraciones en la piel que resultan muy incómodas.

Entre los problemas más comunes que padecen personas que se someten a estos tipos de terapia se encuentran el picor, la resequedad, la descamación y el enrojecimiento.

“Con la quimioterapia y la radioterapia se dañan las fibras de colágeno y la elastina de la piel. Por eso, según la persona se tiene que alimentar naturalmente y sanamente, también tiene que aplicar tratamientos que no sean abrasivos y que ayuden a la piel a sanar. Después que pasas el proceso hay que nutrirse por dentro y por fuera”, explicó la esteticista Katty González.

La experta añadió que para reparar la piel es necesario dejar a un lado los productos que contengan químicos tóxicos y optar por otros más naturales que puedan ayudar a estabilizar una piel muy sensible. Sugirió que antes de utilizar un producto, la persona consulte con su dermatólogo o esteticista para ir a la segura.

Lo primordial es que la rutina de cuidado debe permanecer inalterada, en la medida que sea posible. Esta debe hacerse en la mañana y en la noche e incluir la limpieza adecuada, la aplicación de un tónico y de humectantes.

Para restaurar la piel hay que utilizar productos emolientes, sueros reparadores, hidratantes y humectantes, tanto en el rostro como en el cuerpo. En especial, las cremas que utilices en casa deben ser a base de colágeno, elastina y ácido hialurónico.

Otro aspecto que hay que tomar en cuenta es el tipo de piel y los problemas que pueda tener, como son el acné o rosácea, entre otros, recomendó González. Si buscas opciones más naturales, puedes probar con mascarillas a base de sábila, plantas naturales y flores, que son libres de químicos, preservativos y colorantes.

“La persona que está pasando o acaba de pasar por esos tratamientos tienen que apostar a un estilo de vida más sano y eso incluye que el cuidado de la piel sea más natural”, dijo la esteticista.