• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cinco consejos para manejar bien las emociones en la oficina

Siempre debes recordar mantener el control / Foto: Getty Images

Siempre debes recordar mantener el control / Foto: Getty Images

Hay que aprender a reaccionar positivamente no solo a problemas externos sino también a los sentimientos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El estrés no es con lo único que hay que lidiar en la oficina. Hay momentos en los que el sentimiento está a flor de piel y a algunas personas se les complica lidiar con ellos de forma profesional.

Lo más importante en cualquier situación problemática es mantener la calma y no dejar que las cosas se escapen de las manos. Estos consejos pueden ayudarte a salir airosa cuando debas enfrentarte no solo a problemas externos sino también a tus sentimientos.

1. Cuando estés al borde de las lágrimas

Después de que tu jefe critica tu trabajo en frente de todos tus compañeros, lo único quieres es romper en llanto. Si bien llorar es lo único que te puede ayudar a desahogarte en ese momento, es mejor guardar la compostura y alejarte lo más posible para exteriorizar tu descontento. Ya más tranquila, pídele a tu jefe que te explique qué cosa considera que debes mejorar.

2. Cuando tienes miedo

Una situación que puede dejarte paralizada es tener que hacer una presentación en público o exponerle a tu jefe algún proyecto. No todas las personas saben lidiar con el “pánico escénico”, mas no debes dejar que eso se apodere de ti e imaginar el peor escenario posible. Visualízate superando el reto, repítete a ti misma que puedes con eso y tendrás más confianza.

3. Cuando eches chispas

Amargarse en la oficina es algo común, por ejemplo cuando tu jefe no te tiene en consideración para un proyecto en el cual trabajaste arduamente o si algo sale mal y no puedes arreglarlo. Si estás realmente enojada, respira profundo antes de decir algo pues si hablas con ira te responderán del mismo modo. En lugar de echarle la culpa a todos, busca una solución y concéntrate en hacerlo bien.

4. Cuando te dan una excelente noticia

Un ascenso o un aumento de sueldo puede ser causa de una gran alegría. Y aunque sea algo positivo para ti, debes recordar que estás en la oficina y hay que guardar la compostura. Agradécele a la persona que te dio la noticia con mucha seriedad y sé discreta con tus compañeros al momento de tocar el tema.

5. Cuando te humillan en público

Si alguien hace algún comentario negativo refiriéndose directamente a ti, no le des el gusto de demostrarle que te ha herido pues es lo que busca. Educadamente retorna la conversación al tema principal y luego, ya más calmada, pídele a esa persona hablar cara a cara para que te explique qué has hecho mal y mejorarlo.