• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

8 claves para viajar con niños a Europa

En muchos países europeos tienen excelentes parques temáticos / Foto Pixabay

En muchos países europeos tienen excelentes parques temáticos / Foto Pixabay

Es cuestión de planificar bien. Algunos prefieren la conveniencia que brindan los cruceros, pero otros deciden hacer el viaje clásico de varios países por tierra 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Busque destinos amigables para las familias. En todas las ciudades puede encontrar parques naturales, lagos y ríos y monumentos. Si quiere más diversión y hacer un balance, en muchos países tienen excelentes parques temáticos como España, Dinamarca, Francia y Alemania, entre otros.

2. Investigue las instalaciones que tiene el destino para las familias viajeras. Especialmente si tiene niños pequeños, indague si hay rampas en las aceras y áreas para caminar cómodamente. Además, tenga presente que se impone la paciencia, que tendrá que hacer paradas no previstas y tome en cuenta las necesidades de su niño. Las grandes ciudades pueden tener todas las facilidades, pero en Europa puede ser difícil hasta encontrar baños públicos y a veces hay que hacer filas largas. Al reservar hotel pregunte por cunas o camas para ellos e investigue sobre posibles restaurantes para todos.

3. Vaya equipado con todo lo necesario y sea paciente en los vuelos. Lleve en su maleta de mano desde juguetes y películas hasta ropa extra y meriendas para el avión, así como medicinas que usen y las preventivas contra enfermedades comunes como resfriado, dolor de oído o virus estomacales.

4. Visite museos que tengan actividades para niños. En Europa no hay quien se escape a visitar iglesias y museos. En estos últimos verifique qué actividades ofrecen, desde películas hasta salas de exhibiciones o lectura de cuentos apropiados para su edad. Si quieres que conozcan las obras más famosas, ubíquelas al entrar al museo, y diríjase a ellas primero. Así si se cansan, nadie se las pierde.

5. Conozca la ciudad en autobuses de dos pisos. Los famosos “Hop-On Hop-Off “ le dan la flexibilidad de bajar y subir cada vez que quiera por el período que dure el boleto. Si el niño necesita un descanso, paradas para el baño o comer, puede hacerlo sin perder un tour.

6. Use los trenes, barcos y ferries y evite los autobuses y aviones. A los niños les encantarán los trenes y pueden hasta dormir allí; son muy cómodos. Además hay paseos cortos en bote en los principales ríos europeos y los ferries son perfectos para trasladarse entre islas, por ejemplo, en Grecia, evitando los aviones que son pequeños, incómodos y no a todos les gustan.

7. Equípese para los tours y antes de reservarlos, investigue de qué se tratan. Antes de salir del hotel, prepare un morral con lo necesario para sus niños, incluyendo leche, agua, pañales desechables y meriendas.

8. Entusiasme a los niños para que le dejen disfrutar. Recuerde que va tras la historia y el glamour de Europa, pero a los niños a veces eso parece no importarle. Use los trolleys de la ciudad, suban a un funicular, vayan a castillos y cuéntele la historia de ellos (encontrará libros para la venta en muchos de ellos). Pregunte si hay tours guiados en español o audio tours. Como bono, encontrará muchísimas actividades gratis.