• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

16 claves para mejorar la autoestima de los hijos

No siempre es posible planificar bien las finanzas con una familia numerosa | BBC

No siempre es posible planificar bien las finanzas con una familia numerosa | BBC

El grado de felicidad que alcanzan en la vida lo siembran sus padres durante la infancia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Adelina Valenzuela, psicóloga de ISEP Clínic Málaga y especialista en inteligencia emocional, explica que “la autoestima es la forma en la que nos pensamos, nos amamos y nos comportamos con nosotros mismos”.

Valenzuela define la autoestima como “el conjunto de creencias y valores que la persona tiene acerca de quién es, de sus capacidades, habilidades, recursos y potencialidades, que le han conducido hasta donde está y que le llevarán hasta donde crea que puede llegar”.

Crecer sintiéndose amado

“En cualquier caso –señala esta profesional– esta valoración que hacemos de nosotros mismos, cuando es positiva, nos hace reconocer las capacidades que poseemos y, a la vez, nos hace sentir más valiosos, generando en nosotros mismos energía y fuerza activa”.

Para Valenzuela, “la familia es el primer ambiente en el que una persona vive en sociedad, recibe educación y donde es querida y aceptada por lo que es”.

“Si crecemos sintiéndonos amados y seguros hay mayores posibilidades de que desarrollemos una adecuada identidad personal. Para ello, el comportamiento de los padres debe basarse en el respeto y en un estilo educativo democrático que haga posible el desarrollo de una independencia responsable en el niño”, señala la experta de ISEP Clínic.

Para Valenzuela, es fundamental que los padres fomenten en los niños una autoimagen adaptada y aceptada y un autoconcepto positivo, resaltando los logros de una forma realista y evitando las humillaciones, y que se aseguren de que la institución académica también lo haga. “Un autoconcepto negativo, provocado por comentarios despectivos de padres, profesores y compañeros, lleva al niño a no confiar en sí mismo y en sus posibilidades, a no afrontar el trabajo y a evitar el fracaso”, agregó la experta.

Para que se valoren más

Valenzuela proporciona a los padres 16 claves para que mejoren la autoestima de los pequeños en casa:

1. Recuerde que la autoestima comienza con el ejemplo positivo de los adultos. El ejemplo es, a menudo, más valioso que los discursos o el enfado.

2. Dedique un tiempo de juego y conversación por separado con cada uno de los hermanos en el caso que tenga más de un hijo. Tiene que ser un tiempo de calidad, libre de preocupaciones y centrado en el niño.

3. No regañe a su hijo por cada falla que cometa. Explíquele lo que ha hecho mal y ayúdele corregirlo.

4. Diferencie el potencial de cada hijo y anímeles a desarrollar el suyo propio.

5. Aprecie los progresos que consigan, sin comparaciones. Cada niño tiene un ritmo diferente y unas habilidades distintas.

6. Brinde a sus hijos afecto y cariño de forma incondicional. Demuéstreles siempre cariño verbal y físico: las muestras de ternura deben estar siempre presentes.

7. Apóyeles cuando algo vaya mal. ¡Que sientan que están los padres de su lado!

8. Fomente las responsabilidades de los hijos asignándoles tareas, siempre dentro de sus posibilidades, edad y madurez.

9. Deje que el pequeño tome decisiones y resuelva problemas. Permita que se equivoque para que aprenda de sus errores y los acepte como parte de su vida.

10. Refuerce las conductas positivas mediante elogios. Los comportamientos que se refuerzan tienen muchas más probabilidades de que vuelvan a repetirse.

11. Evite corregirle delante de otras personas y pídale que obre de forma igual con los demás.

12. Póngale límites claros y ayúdele a que prevea las consecuencias.

13. Procure ser consistente en las reglas familiares y consecuente cuando se incumpla alguna de ellas.

14. Evite las descalificaciones personales y los insultos. Tráteles siempre con respeto y use también con el niño las palabras de cortesía como “por favor” o “gracias”.

15. No demande perfección. Los adultos no somos perfectos, por lo que no podemos esperarlo de los más pequeños.

16. Efectúe una escucha activa, prestando atención visual y física, haciéndoles saber que sus preguntas, inquietudes y opiniones son igual de importantes que las nuestras.