• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La celotipia, la enfermedad de los celos

  Al conseguir un diagnóstico, el tratamiento depende de la severidad de los cuadros de celos / Foto: Thinkstock

Al conseguir un diagnóstico, el tratamiento depende de la severidad de los cuadros de celos / Foto: Thinkstock

Una de las dificultades es que quienes lo sienten no reconocen el problema

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los celos, de acuerdo con psiquiatras y psicólogos, son un sentimiento tan natural, como el amor, que, a veces, pueden afectar a los individuos al punto que se convierte en una enfermedad severa que requiere tratamiento.

El propio Sigmund Freud describió tres niveles de celos: los normales, caracterizados por la tristeza y el dolor por el objeto o persona que se cree perdido; otro que nace como proyección de los sentimientos de infidelidad o del impulso de cometerla, y los delirantes, que pueden destruir a quien los siente y a su pareja. Estos últimos, denominados celotipia, porque se trata de una forma de pasión obsesiva, requieren intervención terapéutica.

De acuerdo con el psiquiatra Luis Jaramillo, director del departamento de Psiquiatría de la Universidad Nacional, la celotipia es un trastorno psicótico. Quien la sufre presenta delirios que exacerban los celos que presenta hacia la persona por la que siente afecto.

“Esto lleva a que todo acto, por mínimo, de la persona que se ama, sea interpretado como un acto de infidelidad o como una amenaza. En la mente de un celotípico patológico existen estados emocionales que relacionan cualquier tipo de acción o comportamiento con un desenlace que lleva a la infidelidad”, agrega.

Estos celos se mantienen en el tiempo a pesar de que las pruebas determinen lo contrario, afectando la relación de pareja y al individuo -explica el especialista-, de ahí que es necesario buscar ayuda.

“El problema es que el tratamiento requiere de un diagnóstico que se dificulta porque la persona insiste en desconocer que hay una enfermedad. Lo interpreta simplemente como un comportamiento normal y exagerado”, asegura Jaramillo.

Al conseguir un diagnóstico, el tratamiento depende de la severidad de los cuadros de celos.

El psiquiatra aclara que al tratarse de un trastorno psicótico, en la mayoría de casos, se requiere medicación, que debe ser complementado por intervención psicoterapéutica al paciente y al entorno de manera simultánea.

Jaramillo advierte que es un mito creer que siempre detrás de los celos patológicos hay una motivación. Dicha versión no siempre es real y por eso se necesita hacer diagnósticos veraces para determinar la gravedad de los estados.