• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cuando la candidatura al Oscar es una base de lanzamiento

Lupita Nyong'o recibiendo uno de los Premios Imagen | AP

Lupita Nyong'o recibiendo uno de los Premios Imagen | AP

Ocho de los veinte nombres que integran la lista de candidatos a los Oscar de interpretación corresponden a actores o actrices que nunca habían sido nominados. Dos de ellos son, además, debutantes absolutos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Compiten por primera vez por el Oscar dos de los candidatos a Mejor Actor protagonista, Chiwetel Ejiofor (por 12 años de esclavitud) y Matthew McConaughey (Dallas Buyers Club); tres en el rubro Mejor Actor Secundario, Barkhad Abdi (el jefe pirata de Capitán Phillips), Michael Fassbender (el patrón malvado de 12 años de esclavitud) y Jared Leto (el transexual de Dallas Buyers Club); y tres de las actrices secundarias, Sally Hawkins (la hermana de la protagonista de Blue Jasmine), Lupita Nyong`o (de 12 años de esclavitud) y June Squibb (la veterana esposa del protagonista de Nebraska).

Noveles

En esa lista hay, como se ha señalado, dos debutantes absolutos: Abdi, de Capitán Phillips, y Nyong`o, de 12 años de esclavitud. Abdi, de 28 años, nació en Somalia, pero se trasladó a Yemen con su familia cuando tenía 7 años para huir de la guerra antes de establecerse definitivamente en Minneapolis. Su oportunidad le llegó cuando el director Paul Greengrass, tras un largo trabajo de casting, lo eligió para encarnar al jefe de los piratas que asaltan el barco mercante capitaneado por Tom Hanks en Capitán Phillips. Hace unos días, el novel actor obtuvo el Bafta por ese trabajo, pero el Oscar le va a costar más. Jared Leto se erige como un adversario temible.

Va a estar más disputado el Oscar a Mejor Actriz Secundaria, y allí cabe un lugar para Lupita Nyong`o, de familia keniata pero nacida en México (sus padres la llamaron Lupita en honor a la mexicana virgen de Guadalupe). Es posible que Nyong`o se lleve su estatuilla por su papel de esclava maltratada en el film de Steve McQueen, y en todo caso su carrera no se ha detenido allí: ya fue reclutada para actuar junto a Liam Neeson en el "thriller" Sin escalas, dirigida por el español Jaume Collet-Serra, quien ya había trabajado con Neeson en Desconocido.

La presencia de estrictos debutantes en la lista de candidatos al Oscar no es, por cierto, una novedad. Por lo menos otros catorce actores y actrices se han encontrado en la misma situación a lo largo de las décadas, y algunos de ellos llegaron incluso a obtener el premio. La lista puede comenzar con Angela Lansbury, que debutó en cine con el "thriller" Luz que agoniza (1944), con Charles Boyer e Ingrid Bergman y dirección de George Cukor, y fue nominada como intérprete secundaria. Perdió ante la Ethel Barrymore de Un desolado corazón de Clifford Odets.

Algo parecido le ocurrió a Richard Widmark, que debutó encarnando al psicópata asesino Tommy Udo en El beso de la muerte (1947) de Henry Hathaway, fue candidato al Oscar y perdió ante el Edmund Gwenn de De ilusión también se vive de George Seaton. Ese mismo año, Widmark obtuvo también un Globo de Oro como "joven promesa". Más tarde el actor bromearía al respecto: "Si a uno lo nominan apenas debuta, piensa que todo será muy fácil. Nunca volví a ser candidato a nada".

Julie Andrews nunca había actuado en cine, aunque tenía una distinguida carrera teatral, cuando la empresa Disney la convocó para encarnar al personaje protagónico de Mary Poppins (1964). No solamente fue nominada al Oscar a Mejor Actriz, sino que además lo ganó.

Lo mismo ocurrió con Barbra Streisand, que ya era toda una figura del mundo del espectáculo pero nunca había actuado en cine antes de protagonizar Funny Girl (1968) de William Wyler, por la cual también ganó el Oscar, compartido con Katharine Hepburn de El león en invierno.

Otra debutante en cine nominada a un Oscar secundario fue Glenn Close por El mundo según Garp (1982), que perdió empero ante la Jessica Lange de Tootsie. Y también vino del teatro John Malkovich para debutar en En un lugar del corazón (1984), ser nominado como Mejor Actor Secundario y perder ante Haing S. Ngor de Los gritos del silencio de Roland Joffe.

Oprah Winfrey debutó en El color púrpura (1985) de Steven Spielberg, fue candidata al Oscar y perdió ante Anjelica Huston (El honor de los Prizzi). En 1993 se produjo uno de los debuts más precoces: el de la canadiense Ana Paquin, en La lección de piano de Jane Campion, quien no solamente fue nominada, sino que ganó la estatuilla con solo once años de edad.
Más cerca.

En 1996, Edward Norton debutó en el "thriller" La raíz del miedo (también conocido como La verdad desnuda), protagonizado por Richard Gere, y logró una nominación secundaria. La estatuilla se la llevó ese año Cuba Gooding Jr. por Jerry Maguire.

En 2004 entró en el radar de la Academia la colombiana Catalina Sandino Moreno, protagonista de María, llena eres de gracia, que fue derrotada empero por Hilary Swank, de Los muchachos no lloran. La trayectoria de Jennifer Hudson fue algo diferente: de American Idol a debutar en Soñadoras (2006) y, directamente, a un Oscar secundario.

Puede tener que ver con la corrección política, claro, pero los años recientes han aportado más debuts "afrodescendientes": Gabourey Sidibe (nominada como protagonista por Preciosa, 2009; ganó Sandra Bullock por Un sueño posible); la pequeña Quvenzhané Wallis (por La niña del sur salvaje, 2012); ganó Jennifer Lawrence por El lado luminoso de la vida). En el medio hubo una debutante blanca, Hailee Steinfeld por Temple de acero (2010), derrotada por la Melissa Leo de El luchador. Habrá que ver qué sucede con los candidatos de este año.