• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¿Qué es el bitcoin? La moneda que controlan todos y nadie a la vez

A diferencia de otras divisas, el bitcoin no está sometido a una autoridad central ni a intermediarios | Foto Archivo El Nacional

A diferencia de otras divisas, el bitcoin no está sometido a una autoridad central ni a intermediarios | Foto Archivo El Nacional

Claves para entender el funcionamiento de la criptomoneda y las polémicas que la rodean

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Bitcoin, la moneda totalmente virtual que se basa en la tecnología P2P, llegó hace unos años para cambiar el paradigma monetario. Los defensores y usuarios de esta moneda, descentralizada y autorregulada, sin un banco central que la supervise, dicen que está llamada a convertirse en la divisa de referencia mundial. Pero hasta ahora nadie sabía quién era su fundador. En parte, porque su padre podría tener graves problemas con la justicia, y ser acusado de atentar contra la estabilidad del dólar. El australiano Craig Steven Wright, identificado por la policía de australia en diciembre, ha asegurado ahora que es el padre de la idea. ¿Por qué el bitcoin, una moneda abierta y desregulada, despierta tantas polémicas entre defensores y detractores? Estas son unas claves para entender qué es exactamente la moneda virtual y cuál es la polémica que le rodea.

¿Qué es el 'bitcoin'?
El bitcoin es una divisa completamente digital. Esto implica que no se imprime en billetes ni se intercambia a través de monedas metálicas. Son cifras en una base de datos. Transacciones. Nace fundamentalmente como moneda para Internet, y a diferencia de otras divisas no está sometida a una autoridad central ni a intermediarios, tal y como explica la página oficial de la divisa. Sin embargo, esto no ha impedido que en algunas empresas y servicios se admitan pagos con esta moneda.

Su valor corresponde básicamente a dos factores: la confianza de los usuarios y el volumen de uso en la compra por Internet. Tiene un precio y un valor, que son dos indicadores distintos. El primero expresa el valor de la moneda virtual en base a una oferta y una demanda en el mercado, exactamente como ocurre con otras divisas. El segundo indicador señala la popularidad que la moneda virtual tiene entre los usuarios, y de ahí depende su éxito o fracaso. Hace menos de diez años, el valor del bitcoin era de apenas unos céntimos de euro. Ahora la moneda virtual vale 445 dólares, aproximadamente. Actualmente hay en circulación más de 15 millones de bitcoin, por un valor total de 5800 millones de euros.

¿Quién creó el bitcoin?
El bitcoin se presentó al mundo como la primera puesta en marcha de la “moneda criptográfica”, forjada en 1998 por Wei Dai, un ingeniero informático, considerado el fundador del sistema encriptado de la moneda. En él se inspiró Craig Steven Wright, quien ahora dice ser el creador del bitcoin. Su modelo postulaba la idea de que un dinero virtual pudiera circular sin sufrir el control centralizado de ninguna autoridad central si sus usuarios admiten esta forma de pago. A tal fin utilizaba la criptografía para controlar las transacciones. Desde entonces, la comunidad de programadores que vigilan el sistema ha ido creciendo. Pero, si el sistema es “abierto”, ¿quién controla que nadie robe o manipule el valor de la moneda virtual? Todos y nadie al mismo tiempo.

¿Quién controla la red de la cibermoneda?
“A bitcoin lo controlan todos los usuarios de bitcoin del mundo”, explica la web de la divisa, que añade: “Aunque los programadores mejoran el software, no pueden forzar un cambio en el protocolo de bitcoin porque todos los demás usuarios son libres de elegir el software y la versión que quieran”. ¿Y qué significa esto? Que la comunidad de programadores es la que asegura la fiabilidad de la moneda virtual, porque sin consenso de programadores y usuarios la moneda dejaría de existir. Es decir, que los programadores y usuarios son los que aseguran la funcionalidad del sistema.

¿Es el bitcoin una estafa piramidal?
En estos años ha ido creciendo todo tipo de rumores sobre el presente y el futuro del bitcoin. En primer lugar, hay críticos que señalan la alta volatilidad de la moneda virtual. Después del estallido de la crisis financiera, algunas empresas informaron de que aceptaban bitcoins. El valor de la cibermoneda superó rápidamente los 200 dólares, pero de pronto se desplomó hasta los 40 dólares, según bitcoincharts.com, la web que observa las transacciones por Internet. Esto indica, sostienen los críticos, que el bitcoin no asegura una estabilidad financiera. Pero sus defensores consideran que la fluctuación de la moneda ha ido ajustándose en estos años, y que ahora sí que su valor es más fiable.

En segundo lugar, hay críticos que señalan que los patrocinadores del bitcoin podrían de pronto convertirse en estafadores de la moneda. Su sistema abierto hace que un grupo reducido de usuarios vigile el anonimato y la seguridad de las transferencias. Estos vigilantes de la moneda virtual reciben por su servicio bitcoins. Pero ¿qué pasaría si algunos de ellos decidieran dedicarse al mercado negro o a la venta de droga?

El riesgo del descontrol
Los detractores denuncian a tal respecto que el sistema encriptado de la moneda virtual podría favorecer a grupos criminales, interesados en comprar y vender productos prohibidos sin dejar rastro. En 2013, la agencia de seguridad estadounidense FBI cerró Silk Road, un portal que servía de mercado negro en línea. En febrero de 2015, Ross Ulbricht, uno de los fundadores del portal, fue sentenciado a 30 años de prisión por siete cargos delictivos, entre los cuales estaban comprar y vender drogas y armas.

“Bitcoin es un proyecto de software libre sin ninguna autoridad central. Por lo tanto, nadie está en posición de hacer representaciones fraudulentas sobre la rentabilidad de las inversiones”, sostiene la web de la moneda. No obstante, en estos años el bitcoin ha sido también sinónimo de enriquecimiento rápido. Los críticos advierten sobre las estafas que se llevan a cabo en Internet, que ofrecen conversiones ventajosas de bitcoin en monedas tradicionales, o estafas más clásicas, que pueden ir desde el phishing hasta el falso administrador de la moneda virtual.