• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

El beso perfecto: Seis lugares donde nos encanta recibirlos

Pareja besándose | Flickr

Pareja besándose | Flickr

Tanto la intensidad como la parte del cuerpo donde nos los dan pueden elevarnos la temperatura o enternecernos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los besos son la forma más sencilla de expresar nuestro amor hacia nuestra pareja. Pero, según la ocasión en la que nos encontremos, los besos que nos damos pueden variar pasando de ser tiernos y románticos a otros más enérgicos y sensuales.

El lugar también es muy importante porque nos generarán distintas sensaciones. Estos son algunos de los puntos de nuestro cuerpo en donde disfrutamos ser besadas.

1. Cuello

El cuello es una de las partes más sensibles y es por eso que cuando nos besan ahí, sentimos cosquillas y nos estremecemos. Además es uno de los besos más sensuales que nos pueden dar.

2. Labios

Es el más común pero también el más poderoso, ¿o acaso no recuerdas tu primer beso? Los besos en los labios son el primer acercamiento que una pareja suele tener y pueden darse de tantas formas que son capaces de sorprender a cualquiera.

3. En la espalda

Los mejores besos son los inesperados como cuando le das la espalda a tu pareja y él te abraza y te da un beso en la parte superior de la misma. Es una forma de demostrarte que está ahí y que ama cada centímetro de tu cuerpo.

4. Frente

Un beso puede ser de muchas formas: apasionados, cariñosos, sensuales y tiernos. Los que te dan en la frente no solo son suaves y llenos de amor sino que denotan protección, algo que a las mujeres nos gusta sentir en nuestra relación.

5. Vientre

Lo bonito de los besos es que te permiten explorar el cuerpo de tu pareja sin la necesidad de usar las manos. Hay mujeres a las que nos gusta que nos den pequeños besos en el vientre y en la parte lateral de las cintura. Es provocador.

6. Oreja

Los besos en las orejas, al igual que en el cuello, son muy sensuales por todas las terminaciones nerviosas que las rodean. Sentir el contacto con los labios o que te muerdan suavemente el lóbulo es una sensación capaz de elevar tu temperatura.