• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cuatro avances tecnológicos que mejorarán tu calidad de vida

La impresión 3D se perfila como una tecnología de alto impacto en la medicina / El Tiempo / Colombia / GDA

La impresión 3D se perfila como una tecnología de alto impacto en la medicina / El Tiempo / Colombia / GDA

Una cámara miniatura que se ingiere como una píldora, un microcircuito fijado en el ojo, un páncreas artificial: las tecnologías de vanguardia irrumpen en el cuerpo humano para diagnosticar, reparar o curar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cámara en una píldora

Como en la película norteamericana de los años 60, "El Viaje Fantástico", donde un submarino miniaturizado y su tripulación viajan a través del cuerpo humano, la "video-cápsula" es una cámara fotográfica miniaturizada del tamaño de una píldora. El objetivo es explorar el tubo digestivo, por ejemplo en casos de sangrados inexplicados. Esta cápsula que se utiliza una sola vez capta más de 50.000 tomas durante su viaje interior, hasta la expulsión por vías naturales. La ventaja con relación a la endoscopía es que no necesita anestesia. 

Se recomienda al paciente caminar durante el examen para facilitar la progresión de la cápsula. Las fotos se registran a medida que el aparato avanza, mediante captores y una caja portátil cerca del cuerpo.

"La cápsula funciona bien y varios estudios demuestran su buena sensibilidad para detectar pólipos", pequeños tumores que pueden provocar un cáncer, explica el médico Jean-Christophe Saurin, del hospital Edouard Herriot de Lyon. Pero uno de los principales inconvenientes es que cuesta 600 euros, indicó el gastroenterólogo.

Electrodos en la retina

Para curar la retinopatía pigmentaria, una enfermedad genética degenerativa que vuelve ciego a los 40 años, se está imponiendo en Estados Unidos y Europa una solución del alta tecnología, "el ojo biónico". La idea es simular artificialmente el ojo con electrodos posados en la retina deficiente, para recrear la visión. 

Más de cien pacientes ya recibieron "retinas artificiales". "Si nos hubieran hablado de esto hace diez años, hubiésemos dicho que era ciencia ficción. Hoy es una realidad", comenta Gérard Dupeyron, jefe del servicio de oftalmología del hospital de Nîmes (sur de Francia). Un ojo biónico cuesta unos 100.000 euros.

Páncreas artificial

En muchos casos de diabetes, las inyecciones ya son cosa del pasado. La bomba de insulina, que toma la forma de una discreta cajita llevada en la cintura, revolucionó sin ruido la vida de muchos pacientes. "Las bombas son sistemas de inyección destinados a simular el funcionamiento normal del páncreas", explica el diabetólogo Léon Perlemuter en el portal de la liga de diabéticos de Francia. 

Un dispositivo electrónico, dotado de una reserva de insulina y de un sistema de inyección conectado al cuerpo por un catéter y una pequeña aguja, permite liberar en forma continua la dosis de insulina adecuada. 

"Para nosotros los diabéticos es algo fantástico", afirma Isabelle Blackie en un video difundido por la Federación Francesa de Diabéticos (FFD). La última etapa sería un aparato autónomo e invisible implantado en el abdomen.

Impresión en 3D de tejidos vivos

Aplicar el principio de las impresoras en 3D a los tejidos vivos es el Grial que persiguen actualmente varios laboratorios en el mundo. El objetivo es, mediante la superposición de finas capas de células, reproducir tejidos como cartílago y órganos enteros para injertarlos. 

Varios adelantos en ese sentido fueron logrados en Estados Unidos, China o Gran Bretaña. En el laboratorio Biomateriales y reparación de tejidos de la Universidad Victor Segalen de Bordeaux (suroeste de Francia), el investigador Fabien Guillemot trabaja en la recreación de tejidos utilizando técnicas de impresión en laser. 

"La idea es reconstruir, directamente in situ, dentro del cuerpo humano, el tejido de un órgano afectado, imprimiendo directamente los elementos biológicos", explica. Este adelanto plantea cuestiones éticas. "Se puede imaginar la utilización de estas tecnologías (...) para fabricar tejidos artificiales cuyo desempeño será superior al de los tejidos y órganos actuales, lo cual no es necesariamente deseable", agrega Guillemot.